Postres con café exquisitos y fáciles de verdad

Postres con café exquisitos y fáciles de verdad

SIN NINGUNA DIFICULTAD

Desde el tradicional tiramisú hasta un delicioso helado de vainilla, pasando por una mousse, un flan y una deliciosa crema de moka. Si te gusta el café y el dulce, no podrás resistirte.

Durante años el café ha sido considerado como el culpable de muchos males. Sin embargo, hay estudios que han demostrado que consumir café con moderación puede tener beneficios para la salud. Teniendo en cuenta esto, ¿por qué no darse un capricho como estos de vez en cuando?

ESCRITO POR: Nacho Benavides

postres con cafe tiramisu

Tiramisú de requesón

Tiramisú de requesón

El tiramisú es uno de los postres con café por excelencia y, además, unos de los postres fáciles de verdad ya que ni siquiera necesita horno ni complicadas masas. Nosotros lo hemos hecho de requesón, porque es más ligero que el mascarpone tradicional y es más fácil de encontrar en cualquier tienda, y como no teníamos a mano amaretto hemos puesto ron en su lugar. Además, gracias al cambio, te sale a unas 360 calorías por ración (casi 200 menos que el tradicional) y puede considerarse un postre 100% libre de culpa. 

INGREDIENTES PARA 6 PERSONAS

  • 5 claras de huevo |
  • 500 g de requesón |
  • 2 cucharadas de ron |
  • 120 g de azúcar |
  • 200 g de bizcochos de soletilla |
  • 3 yemas de huevo |
  • 200 ml de Café Climent |
  • 30 g de cacao en polvo |
  • sal.

CÓMO HACERLO PASO A PASO

Bate las yemas con varillas eléctricas junto con la mitad del azúcar unos 4 minutos. Añade el ron y el requesón, y vuelve a batir, 2 minutos más.

Monta las claras con una pizca de sal y el azúcar restante durante 3 o 4 minutos. Añádelas a la preparación anterior con movimientos envolventes.

Dispón la mitad de los bizcochos en el fondo de un molde y riégalos con la mitad del café.

Añade también la mitad de la crema, alísala con una espátula, y dispón encima el resto de los bizcochos humedecidos con el café restante.

Cubre con el resto de la crema, alísala, tapa el molde y deja 4 horas en la nevera.

Sírvelo espolvoreado con el cacao