La crisis del coronavirus

La crisis del coronavirus

La maldición del bar-oficina

Muchos negocios de hostelería se llenan de clientes con ordenadores, hartos de teletrabajar desde casa, pero casi ningún dueño está feliz

La escena a las 16.00 en las cafeterías del centro de Madrid es la envidia de cualquier hostelero: no queda ni un sitio libre y hay clientes haciendo cola. Muchos son jóvenes con ordenador, cansados de teletrabajar en casa después de nueve meses de pandemia. Sienten nostalgia de la oficina y buscan romper con sus vidas de ermitaños. Es tal la demanda que algunos incluso llaman por teléfono y reservan mesa para hacer una reunión de trabajo con cafés y tostadas. ¿Son los teletrabajadores la tabla de salvación de la hostelería madrileña? Casi todos los dueños de estos negocios responden con un rotundo no. “Si el artículo es para decir que esto es un sitio para trabajar prefiero que ni me nombres”, advierte Cynthia Stucki, la dueña de Nomade Café. No es rentable tener a un cliente ocupando una mesa ocho horas. “Es que tenemos que hacer dinero. Hay que ponerse en nuestro lugar”.

El dilema del cliente con ordenador no es nuevo pero se ha agudizado con la pandemia de coronavirus. A los autónomos se han unido oficinistas forzados a teletrabajar. Para el hostelero ver tantos portátiles ocupando sus mesas supone un dolor de cabeza. Cuando llega la hora del almuerzo o la cena no les queda espacio libre para los clientes de placer, mucho más rentables. Una persona que come un menú ocupa la mesa durante 30 o 45 minutos, pero un cliente con ordenador puede llegar en la mañana para irse por la noche, explica el dueño de La China Mandarina, Òscar Zugasti. “Esto es un restaurante y no un sitio de coworking”, advierte tajante. Sin embargo, para estos clientes los bares-oficina tienen lo mejor de dos mundos. Compañía sin supervisión del jefe. “Yo flipo tío. ¿Cómo consiguen trabajar tomando vino?”, se pregunta Sandra Almeida, la dueña de Café del Art, una cafetería gourmet.Thanks for watching!PUBLICIDAD A veces se viven momentos de tensión. Como cuando en Federal Café le pidieron a una clienta estresada que se cambiara a otra mesa y ella se lo tomó a mal. Al momento recibieron un aviso sobre una nueva valoración online de una sola estrella

Una de las peores cosas que le puede pasar a muchos de estos hosteleros es ser incluidos en una de esas listas de Internet con títulos como “10 cafeterías workplace con encanto” o “Los mejores coffices de Madrid”. Zugasti tiene pesadillas cuando ve a La China Mandarina en uno de esos artículos. Es la publicidad que menos desea.

La mejor manera de defenderse es ponérselo difícil a los clientes con portátil. Como necesitan enchufes y wifi, recortan su disponibilidad. Federal Café ha puesto en muchas mesas señales de prohibido usar ordenador. Otros avisan de horarios restringidos en la misma carta, junto a la lista de precios.

A veces se viven momentos de tensión. Como cuando en Federal Café le pidieron a una clienta estresada que se cambiara a otra mesa y ella se lo tomó a mal. Al momento recibieron un aviso sobre una nueva valoración online de una sola estrella. O como cuando un periodista amenazó a Mamúa Café Bar con incluir en su artículo sobre el rastro una mención sobre cómo le obligaron a levantarse de la mesa. Ese local prohíbe usar ordenador los fines de semana. “Hay gente que lo entiende y otros que no”, explica resignado el dueño, Pablo Migliore.

Irónicamente muchas personas dicen que trabajan mejor en un bar o cafetería. Está demostrado que el ruido ambiente ayuda a ciertas personas a concentrarse. Estos locales suelen tener música tranquila y un murmullo de fondo a veces roto por unas risas o la conversación por zoom de algún cliente. Los teletrabajadores buscan romper con la monotonía del salón de su piso. Los hay que se motivan más cuando ven a otros en su situación. Chelo Lozano, una coach de 56 años, levanta a ratos la cabeza de la pantalla y al ver a la gente trabajando siente el deber de terminar su tarea. En su piso se distrae con la lavadora, el portero o la niña de la vecina que llora. También tiene más tentaciones, dice ella: “Me voy a comer unas almendras, un caqui, estoy comiendo todo el tiempo”. Lozano cuida mucho su estado de ánimo. Junto al teclado de su portátil tiene un post-it rosa con un recordatorio: sonríe.Café del Art, en la plaza del Cascorro de La Latina, llega a tener una veintena de clientes con ordenadores al mismo tiempo

Irene Dorta, una joven periodista, pasa sus días en cafés escribiendo historias. El ruido ambiente de las cafeterías le recuerda a la atmósfera de la redacción. “Mi jefe no entiende porque siempre que tenemos reunión le contestó en un bar diferente”, afirma.

Café del Art, en la plaza del Cascorro de La Latina, llega a tener una veintena de clientes con ordenadores al mismo tiempo. La dueña, Sandra Almeida, es una portuguesa de 45 años amante del café de calidad. Mira a su alrededor y tiene el local casi lleno del público con ordenadores. Con algunos tiene ya tanta confianza que los ve casi como familia. Pero habla de encontrar el equilibrio entre estos clientes y otros que vienen a pasar el rato con sus perros y sus niños. Tres chicas jóvenes con mochilas entran por la puerta, dan una vuelta por el local y se marchan. No han encontrado enchufes. A ella no le preocupa. ¿Por qué no pones una alargadera? Ella se piensa la respuesta: “Mejor ir despacito. Porque si no te conviertes en algo que no quieres”.


El café, uno de los grandes amenazados por la crisis climática

El café, uno de los grandes amenazados por la crisis climática

El correcto crecimiento y maduración de este grano es dependiente, directamente de las temperaturas. Eso, sumado a la reducción de la calidad de las tierras en las que se planta, pone en riesgo millones de puestos de trabajo

Por Sarah Romero10/05/2021 – 05:00

El café se ha convertido en un alimento básico y omnipresente en todo el mundo. Lo tomamos en casa, en oficinas, cafeterías y restaurantes a lo largo y ancho del planeta. Brasil es el mayor productor y abastecedor mundial de café, pues exportó 11 millones de sacos (de 60 kilos) de este oloroso grano en el primer trimestre del 2021, más de un 10% que en el mismo periodo del año anterior (unas cifras que representan el 30% del total mundial). Sin embargo, hay una amenaza que se cierne sobre el horizonte cafetero: va a ser una víctima colateral de los efectos del cambio climático.

Según dos investigaciones publicadas recientemente, el aumento de las temperaturas es una de las principales razones de la propagación de enfermedades, de la denominada sexta extinción masiva de la Tierra y… la consecuencia quizá que pasa más desapercibida, un riesgo para esa taza de café que solemos tomar diariamente.

¿De qué manera afecta al café el cambio climático?

Todas las plantas tienen un rango de temperaturas concretas gracias a las que pueden prosperar. Y es precisamente en el aumento de las temperaturas donde el calentamiento global amenaza a aquellas donde su rango es más bien estrecho; sobre todo si se trata de ciertas especies que tardan años en fructificar.

Los investigadores quisieron profundizar en cuáles serían los efectos de vivir en un mundo más cálido de cara a los principales productores de café de Colombia (que desde la década de 1929 ostentó el primer lugar como productor mundial de café suave y, en general, es el tercer mayor productor de café del mundo) y Etiopía (uno de los mejores del mundo, primer productor de café de África y lugar de origen de la variedad Arábica).

Y es que, a medida que asciendan las temperaturas, será cada vez más difícil cultivar un buen café. Los estudios sugieren que para 2050, aproximadamente la mitad de la tierra utilizada para el café de alta calidad será improductiva. De hecho, los patrones climáticos cambiantes han puesto nerviosos a los productores de café durante años, y ahora comienzan a sentirse sus efectos. Al igual que muchos otros cultivos y recursos, la producción de café ha disminuido debido a cambios de temperatura, sequías más prolongadas y una mayor invasión de plagas.

El clima afecta la producción de café de muchas formas

La producción de café no solo se verá afectada por menor territorio en el que cultivarlo, sino que el mismo producto también se verá afectado. Algo por lo que muchos opinan que es una bebida irreemplazable: su sabor. Lamentablemente, la calidad del café también va a sufrir por el ascenso de las temperaturas.

“El área adecuada para los tipos de cafés especiales de alta calidad que son valorados por sus notas florales, afrutadas y especiadas probablemente se reducirá si el cambio climático continúa sin control”, explica Abel Chemura del Instituto de Potsdam para la Investigación del Impacto Climático a la revista Scientific Reports que publica el estudio.

En Etiopía, por ejemplo, la variedad Yirgacheffe podría perder el 40% de su rango de crecimiento si las temperaturas se mantienen a su ritmo actual. Además, otras variedades distintivas de café como el Genika (de la zona Bench Maji), el Harar etíope o el Sidamo etíope, verán acelerada la maduración de la cereza de café mucho más rápido que el grano, lo que conducirá a un café de menor calidad.

Se trata no solo de un problema para los que valoran el fino sabor del café de calidad, sino también para los propios productores que depende de los precios para compensar un bajo rendimiento del producto.

Menos empleo

Ni qué decir de las consecuencias de una menor posibilidad de cultivar café: actualmente son más de 125 millones de personas las que trabajan y viven de su producción en el planeta. Muchos de estos lugares, alrededor de 60 países que reúnen condiciones óptimas para el cultivo de café, lo realizan de forma artesanal, por familias enteras dedicadas a este oficio que han transmitido de generación en generación. Muchas personas verán comprometido su medio de vida.

Estas son las alternativas que tenemos

Quizá una planta de café un poco ‘olvidada’ y con la capacidad de crecer en condiciones bastante más cálidas que las plantas de café tradicionales, podría servir como otra opción para ayudarnos a preparar esa bebida que cada día ingieren millones de personas en todo el mundo. Se trata de Stenophylla, un raro café silvestre de África Occidental con sabor a café Arábica, pero con esta particularidad para su crecimiento. Precisa de más calor para fructificar. En esencia, es un café que tolera el calor y que tiene muy buen sabor.

Sea como fuere, aún puede haber formas de detener esta tendencia. «Dado que los distintos tipos de cafés están fuertemente influenciados por diferentes factores locales climáticos, espaciales y relacionados con el suelo, lo que se necesita son medidas que se adapten a cada región específica», aclara Christoph Gornott, coautor del trabajo. «Nuestro estudio subraya la importancia de la planificación y las respuestas de adaptación localizadas. Mostramos cómo el cambio climático tiene efectos muy concretos sobre la disponibilidad y el sabor de una de las bebidas más queridas del mundo«.


Nunca más volverás a tirar los posos del café: estos son los mejores consejos para reutilizarlo

Nunca más volverás a tirar los posos del café: estos son los mejores consejos para reutilizarlo

Desde su uso como exfoliante para la piel o abono para las plantas hasta el mejor truco para abrillantar la madera, estos son algunos de los usos alternativos que puedes darle a los posos del café y que seguro que no conocías

El café es una de las bebidas más populares alrededor del mundo, y el compañero perfecto en el día a día de muchas personas. Aunque los beneficios que tiene el café como bebida son bastante conocidos, los usos que se le puede dar a los posos que quedan tras su elaboración son todavía un enigma para muchos de los amantes de este estimulante.

Abono para las plantas, un exfoliante corporal o como eliminador de olores, los beneficios y los usos alternativos que se le pueden dar a los restos que quedan tras hacer el café en la cafetera son muchos más de los que imaginas. Sobre todo te sorprenderán cuando compruebes el resultado. ¿Te atreves a probarlo?

Las ventajas de conservar los posos del café

El olor y el sabor del café son amados por muchas personas alrededor del mundo. Sus beneficios radican en la estimulación que produce y en sus componentes y antioxidantes, que lo hacen la bebida perfecta para mantenerte alerta, activarte para comenzar el día o como un potenciador para quemar grasa antes de hacer ejercicio. Aunque en grandes cantidades, y depende para que tipo de personas, puede llegar a producir insomnio y taquicardias, por lo que no es recomendable en exceso, ni en determinados casos.

Sin embargo, los beneficios que guardan sus restos pueden convertirse en tu aliado perfecto para ayudarte en el hogar o en tus rutinas de belleza, y de la forma más natural posible. Para ello, podrás guardar los posos que queden en un bote o cualquier tipo de recipiente e ir utilizándolo cuando lo necesites.

1. Exfoliante para cuerpo y manos

Este es uno de los trucos más conocidos que existen y que seguramente hayas escuchado alguna vez. De hecho, muchas marcas de cosméticos utilizan muchos de sus principios en sus productos. Para su uso en el cuerpo, habrá que aplicarle unas gotas de aceite de oliva, para reducir su agresividad con la piel y facilitar la hidratación. Aplicar este exfoliante una vez por semana ayudará a que nuestra piel luzca más suave e hidratada.

También es un gran aliado contra la celulitis, gracias a la cafeína, que ayuda a la metabolización de la grasa. Al igual que en el anterior caso se deben realizar movimientos circulares a modo de masaje y aclarar.

2. Abono para las plantas

En este caso habrá que esperar a que los posos estén completamente secos, a no ser que su uso vaya destinado a hongos o setas. Si se utilizan como abono para las plantas mejorará su drenaje, y su alto contenido en fósforo, magnesio y potasio enriquecerán la tierra donde crece. Sobre todo es el perfecto fertilizante de flores como las hortensias, ya que ayuda a potenciar su color.

3. Eliminar olores de la nevera o armarios

Si estás cansado ya de los olores de tu nevera y no hay ningún truco con el que consigas acabar con ellos es porque todavía no lo has intentado con los posos de café. Actúan como una esponja que absorberá todos los olores fuertes e indeseables de tu nevera. También para los armarios de la cocina puedes aplicar un poco en un pequeño recipiente y dejarlo destapado.

Otro de sus usos como eliminador de olores es usarlo en las manos, cuando ni el jabón logra terminar con fuertes olores como el de ciertos pescados o la cebolla. Frotar las manos con los restos del café y listo.

Una buena noticia para aquellos que vivan en zonas más húmedas y que tengan que enfrentarse a fuertes olores de tuberías es que también funciona contra ellos. Pero en este caso habrá que llevar a hervir los restos del café para que actúen como buen desatascador.

4. Repelente de insectos

Igual que ocurre con las personas, también hay ciertos insectos y animales a los que no les gusta el olor al café. Si sufres en tu jardín de plagas de hormigas y no te gusta utilizar repelentes químicos, los posos del café son la mejor alternativa para ahuyentarlas. Para ello solo tendrás que esparcirlo por las zonas afectadas.

Tus mascotas también se pueden beneficiar de las ventajas que tienen estos restos, ya que actúa como un buen repelente de pulgas. Cuando termines de bañar a tu mascota puedes reducir su aparición exfoliándolo con los posos.

5. Abrillantador de muebles y sartenes

Así como lo lees, utilizar los restos de tu cafetera como aliado frente a la pérdida del brillo de tus muebles de madera es de sus mejores reutilizaciones, y sin necesidad de utilizar productos agresivos o químicos. Cuando los posos estén fríos los puedes pasar por la superficie de la madera con la ayuda de un trapo, y con la ayuda de otro retira los restos que se queden. Notarás mucho más brillantes tus muebles, incluso notarás que puede reducir los arañazos.

También puedes usar la misma técnica por encima de la encimera para que quede brillante. Y otra de sus ventajas es para abrillantar sartenes y ollas, ya que en relación con el truco anterior, las puede dejar con un aspecto más renovador.

Ahora que ya sabes algunos de los beneficios que guardan los posos del café, puedes conservarlos y utilizarlos para tu día a día.


Las ventajas del café de la mañana para tu tránsito intestinal

Las ventajas del café de la mañana para tu tránsito intestinal

El café está presente en la gran mayoría de desayunos por la cafeína, pero existen otras ventajas que deben tomarse en cuenta.

Por motivos más que obvios se asocia el café a las mañanas. La energía que aporta la cafeína se agradece en gran medida para afrontar el día, pero además es posible hablar de otras ventajas que pueden verse sobre todo en el tránsito intestinal.

Aunque siempre se recuerda que no debe tomarse el café en ayunas, esto no quiere decir que el café por las mañanas sea de por sí malo para el cuerpo. Como muestra tenemos el estudio que han realizado el Instituto de Investigación en Ciencias de la Alimentación (CIAL) (CSIC-UAM) y la Universidad Rey Juan Carlos, del que se han hecho eco en Vozpópuli.

El café a primera hora de la mañana afecta a las bacterias Bifidobacterium y aumenta su número, algo que nuestro cuerpo agradece y que se promociona en numerosos productos de supermercados.

Este tipo de bacterias tienen distintas ventajas para las personas y sirven para combatir afecciones tan comunes como molestas. Diarrea, estreñimiento, síndrome de colon irritable y otros problemas se ven minimizadas gracias a ellas.

Del mismo modo, también se sabe que el café sirve para agilizar el tránsito y en función de cada persona puede tener distintos resultados y tiempos. Pero lo más importante es que «En el intestino pueden favorecer la motilidad y proteger la mucosa y en el cerebro pueden mejorar el apetito y disminuir el riesgo de diferentes enfermedades neurológicas y trastornos mentales«, citan en Vozpópuli del estudio.

Tal como puedes ver, a no ser que seas de esas personas que sufren efectos adversos con el café, no hay ningún problema con tomarlo por la mañana y tiene múltiples ventajas. Aunque sea evidente que la gran mayoría de las personas lo toman por la cafeína.


¿El café es bueno o malo para la tensión arterial? todo depende del gen que tengas

¿El café es bueno o malo para la tensión arterial? todo depende del gen que tengas

  • El café es la segunda bebida más consumida del mundo
  • La genética tiene una gran relación entre la cafeína y la hipertensión
  • Los hábitos de cada persona también son muy significativos

Madrid 5/05/2021 – 17:54 por Carlota Reina

Actualmente, el café es la segunda bebida más consumida del mundo, solo por detrás del agua. En casi todas las culturas, esta sustancia forma parte del día a día de los ciudadanos, ya que apetece tomarlo a cualquier hora. Pero, ¿es saludable beber café? ¿afecta a nuestra presión alterial o, por el contrario, ayuda a reducirla?

Desde hace décadas, existen muchos estudios científicos relacionados con el consumo de cafeína y la tensión arterial. Sin embargo, no existe ninguno que concluya de forma general o determinante la relación causa-efecto entre la salud de una persona y esta bebida, ya que hay numerosas variables a tener en cuenta.

Así lo explica la teoría que el epidemiólogo Mark Hamer sacó a luz en 2006, donde afirmaba que no se puede correlacionar de modo general el café con los problemas cardiovasculares, pues entra en juego los hábitos de la persona (tabaco, alcohol, azúcares,etc), la cantidad de esta bebida que consuma al día y que tengamos un tipo de gen determinado.

Tras analizar miles de expedientes médicos, Hamer descubrió que según a la estirpe genética a la que el individuo pertenezca, podrá tener más o menos riesgo de sufrir problemas cardiovasculares si consume café. El investigador analizó que las personas que son del gen que sintetiza la enzima CYP1A2, metabolizan la cafeína rápido y sin problemas. Sin embargo, si somos de la estirpe del gen que fabrica la enzima alternativa CYP1A2*1F, metabolizaremos más lentamente la cafeína de la sangre y mantendremos niveles altos durante mayor tiempo.

La cafeína, al igual que otros compuestos menos famosos, aumentan de forma momentánea la presión arterial, pero este efecto solo dura si la cafeína en sangre alcanza unos valores altos. No obstante, si la enzima encargada de metabolizar esta sustancia lo hace de forma rápida y eficaz, el individuo no debería de tener problemas, ya que la presión arterial vuelve rápidamente a sus valores originarios.

Para reforzar esta teoria, expertos de la Universidad de Toronto realizaron otra investigación en 2007. En ésta, analizaron a 2.000 personas con problemas cardiovasculares y otras 2.000 sanas en este sentido, y se tuvo en cuenta la estirpe genética a la que pertenecían y los hábitos de cada una. El estudio concluyó que las personas con CYP1A2*1F que toman tres tazas de café al día de 250 mililitros, tienen un 36% más de probabilidades de sufrir un ataque cardíaco que las que solo toman una. Y si la ingesta aumentaba a cuatro tazas, el riesgo se disparaba a 64%.

Por su parte, en los individuos pertenecientes a la estirpe CYP1A2, ocurría el efecto contrario. Por un motivo que aún se desconoce, las personas de este grupo que tomaban dos o tres tazas de café al día, tenían menos riesgo de sufrir problemas cardiovasculares que los que consumían menos o no consumían.

Con todo, y pese al respaldo que esta investigación ha tenido años después con investigaciones como Estudio prospectivo europeo sobre dieta, cáncer y salud (EPIC), los expertos recomiendan tomar entre 3-4 tazas de café al día para personas sanas, así como no abusar de esta bebida para las personas hipertensas, ya que solo podrán saber a qué estirpe pertenecen si se realizan un análisis genético.


Es conveniente hacer descansos de café cada cierto tiempo?

Es conveniente hacer descansos de café cada cierto tiempo?

Al café le sucede como al huevo y al chocolate, cada cierto tiempo los colocan, con más o menos rigor, en la lista de alimentos sospechosos. Sin embargo, tal como revela Marcos Vázquez, creador de Fitness Revolucionario, en su última obra ‘Saludable mente’, la evidencia científica ha demostrado que un consumo moderado de café tiene más beneficios que riesgos. Una de las razones para hacer esta afirmación reside en que el café es mucho más que cafeína. «Posee decenas de polifenoles y es la principal fuente de antioxidantes en la dieta de muchas personas», precisa.

Comparte esta afirmación Claudia Brassesco, dietista-nutricionista del Centro Julia Farré, quien está de acuerdo en que consumir café en dosis moderadas puede tener más beneficios que riesgos para la salud gracias a sus propiedades, aunque aclara que no vale cualquier café ni todos tienen esos atributos. Entre los beneficios del café la experta cita su capacidad para mejorar la sensibilidad a la insulina, su efecto protector con respecto a las enfermedades cardiovasculares y la hipertensión (enfermedades para las que hace años se aconsejaba reducir su consumo), reducción del riesgo de padecer algunos tipos de cáncer (hepático y próstata) y su capacidad para prevenir enfermedades hepáticas (menor riesgo de cirrosis), así como una mejora del rendimiento deportivo.

El doble efecto de la cafeína

Pero vayamos al aporte de cafeína pues ahí es donde podría encontrarse el arma de doble filo que contiene el café. Por un lado es cierto que estimula, que reduce la somnolencia, que nos permite ser más activos o incluso más creativos y que además , según investigaciones recientes su consumo se asocia a un menor riesgo de padecer trastornos neurodegenerativos, pero también es verdad, como matiza Vázquez, que un exceso de cafeína, especialmente por la tarde, puede perjudicar el sueño o postergar la somnolencia en aquellas personas que sean más sensibles a la cafeína. ¿Por qué se produce esto? La explicación está en que cuando nuestro cerebro está despierto produce adenosina, que se una a sus receptores para señalizar el sueño y, a medida que se activan estos receptores aumentan también nuestras ganas de dormir. Pero resulta que la estructura molecular de la cafeína es similar a la de la adenosina por lo que bloquea la acción de sus receptores y esto hace que nuestro cerebro postergue el sueño. Y no solo eso sino que además, como añade el creador de Fitness Revolucionario, nuestro cerebro es capaz de adaptarse a la cafeína produciendo más receptores de adenosina y eso puede hacer que necesitemos más cantidad de cafeína para que produzca el mismo efecto en la reducción de la somnolencia. Por esta razón es aconsejable tomar de vez en cuando un «descanso de café» durante un periodo de tiempo que puede variar en función de cada persona. Puede hacerse, tal como propone Marcos Vázquez, sustituyéndolo por café descafeinado, que incluye parte de los bueno del café como son los polinenoles. De esta manera durante ese tiempo en el que no tomamos cafeína el cerebro se readapta a la nueva situación, reduce su tolerancia al café y cuando lo reincorporamos a nuestro día a día, una o dos semanas después, podemos mejorar el efecto positivo (nos despeja, nos mantiene más activos y creativos…) que causa en nosotros al tiempo que minimizamos su posible efecto perjudicial sobre el sueño nocturno (que puede darse cuando se toman tazas de café en exceso).

Por otra parte el experto destaca que la cafeína es uno de los suplementos deportivos que cuenta con más estudios publicados y que está demostrada su efectividad tanto para aumentar la quema de grasa como para mejorar el rendimiento deportivo pues reduce la percepción del esfuerzo. Así, tal como recoge Marcos Vázquez en su obra ‘Saludable mente’ una dosis de entre 50 y 300 miligramos (un café expreso aporta unos 100 mg de cafeína) mejora la atención y reduce el tiempo de reacción en varios test cognitivos.

¿Con qué acompañas el café?

A nivel nutricional el café ha estado durante muchos años en el punto de mira y aún es posible encontrar referencias sobre sus supuestos efectos negativos para la salud. De hecho, tal como recuerda Aitor Sánchez, tecnólogo alimentario y dietista-nutricionista del Centro de Nutrición Aleris durante mucho tiempo se restringió su consumo de manera injustificada en grupos de población que hoy en día se sabe que no son tan sensibles a él como se creía hace décadas. «Es el caso de las embarazadas o las personas con hipertensión, que pueden tomar 1 o 2 cafés al día siempre dentro de un contexto de vida saludable», remarca Aitor Sánchez.

Sobre los beneficios del café Aitor Sánchez coincide con Marcos Vázquez y Claudia Brassesco al recordar que recientemente se han publicado estudios que relacionan el café con una mejor salud cardiovascular o cerebro-vascular y que una de las hipótesis que manejan es que puede mejorar el riego sanguíneo y generar una activación para que estos órganos estén más «oxigenados», si bien precisa que si se consume el café con esa intención pero después lo acompañamos de productos insanos como bollería, galletas o cualquier otro ultraprocesado estos beneficios se verán minimizados.

¿Cuánto café puedo tomar al día?

La tolerancia a la cafeína es diferente en cada persona por lo que no existe una cantidad estándar recomendada, según aclara Claudia Brassesco. Aun así, la dietista-nutricionista precisa que, en general, podría establecerse como seguro el intervalo entre los 100 y los 400 mg de cafeína al día.

Esta recomendación, no obstante, debería personalizarse teniendo en cuenta factores como el ritmo de vida, el estado emocional, el estrés, el descanso nocturno, la tolerancia personal a la cafeína o el estado de salud.

Fuente: Abc