La receta de tres universidades en EE UU que espabila la mente y ayuda a pensar mejor

La receta de tres universidades en EE UU que espabila la mente y ayuda a pensar mejor

No hay milagros pero, cuando se trata de enfrentarse a una enorme pila de apuntes, esta bebida puede ayudar

La vuelta de vacaciones puede llegar acompañada de ciertos rituales malditos: poner la alarma, aguantar horas de estudio o trabajo con alto grado de concentración y añadir a las obligaciones de la jornada el resto de actividades complementarias. Hay alimentos que ayudan a soportar la vorágine. Se les llama psicoactivos y estimulan el sistema nervioso. Los más habituales dentro de este conjunto: el café, el o el cacao.

Un estudio reciente llevado a cabo por la Universidad Clarkson de Nueva York, la Universidad de Wisconsin y la Facultad de Ciencias de la Universidad de Oregón concluye que la ingesta conjunta de cafeína y cacao favorece esta concentración, aunque no determina una mayor motivación o niveles de energía más altos.

La prueba se hizo entre 24 estudiantes que debían pasar una batería de preguntas antes y después de consumir cuatro tipos de bebidas en días alternos, a la misma hora. Una era cacao solo, otra agua con colorante, la tercera consistía en este mismo placebo con cafeína y la última, un batido de cacao con cafeína (hasta 70 miligramos). El resultado fue que con esta última se reducía la ansiedad, aumentaba la precisión de respuesta y se omitían errores.

Es decir, que el cacao no solo activa la mente sino que tiene, según analizan, efectos balsámicos. El ensayo, eso sí, fue cofinanciado por la marca estadounidense The Hershey Company, una compañía de chocolates. Entonces, ¿podemos hablar de alimentos que ayudan a estudiar mejor? Responde la doctora Yolanda Sanz, experta en nutrición: “No existen los elementos mágicos. Claro que influye que algunos alimentos tengan unas u otras propiedades, pero nada hace milagros. Muchas veces tiramos del ‘toma esto si quieres que…’ y no es real”.

“Influye que algunos alimentos tengan unas u otras propiedades, pero nada hace milagros”, (Yolanda Sanz, experta en nutrición).

Según esta profesional con más de 30 años de experiencia, la cafeína es un psicoactivo muy potente que aquí se consume principalmente a través del café: en España, según la Organización Internacional del Café (ICO en sus siglas originales), se toman unos 14 millones de tazas al año. “En la cultura occidental no se ingiere tanto té o cacao, que también tienen cafeína aunque en menor cantidad”. Una tabla de la web Cafeina.com atribuye al café expreso un 77% de cafeína por cada 100 mililitros contra un 22% en la misma cantidad de té.

“Todos actúan como neurotransmisores y aumentan el ánimo, pero es fundamental dosificarlos”, avisa Sanz. Su ingesta continuada, aparte de generar la adrenalina y dopamina propias de estas sustancias, puede acarrear resistencia y adicción. “Si se convierte en hábito, cada vez necesitaremos más cantidad”, aclara, “y entre los efectos secundarios están el nerviosismo o las alteraciones de sueño”.

Además, indica la especialista en nutrición, hay que contar las calorías: “Una taza de café sin azúcar apenas tienen valor calórico, pero una de cacao incluso siendo puro o desgrasado aporta algo más, unas 20 por cucharada. Y si encima le añadimos leche y azúcar, se dispara y pierde propiedades”, argumenta. Vea la receta más abajo.

La receta

La cafeína atañe al funcionamiento del sistema nervioso central y ayuda a la memoria. “Mejora, sobre todo, el desempeño en tareas de vigilancia y en otras tareas simples que requieran de atención sostenida”, explica Ángela Quintas, experta en nutrición. “También incrementa el nivel de alerta y reduce la sensación de fatiga tanto mental como física, pudiendo ser este efecto beneficioso para la práctica deportiva”, aclara, “mientras que el cacao tiene un poder antioxidante, parece reducir el riesgo de enfermedad coronaria, reduce la resistencia a la insulina y mejora de la capacidad cognitiva”. Un reciente estudio del Instituto Politécnico Nacional de México resalta las propiedades de algunos elementos del cacao para prevenir enfermedades cardiovasculares y acelerar la reparación de tejidos coronarios.

Más allá de los alimentos con propiedades específicas para favorecer el estudio o la concentración, la clave, para Quintas, reside en algo más: “Llevar una buena alimentación es muy importante para mantener nuestro cerebro en buen estado. Hay algunos nutrientes que ayudan a potenciar la atención, la concentración y la memoria, como los ácidos grasos omega 3 (pescados azules, nueces…), la vitamina B12 (productos lácteos, carnes, hígado, huevos…), la vitamina K (verduras de hoja verde, como las espinacas, el brócoli, coles de bruselas…), la vitamina E (almendras, semillas crudas, acelga, espinaca…), el magnesio, el hierro, el yodo o los flavonoides (alcachofas, cebolla roja, manzana, cacao…)”.

Igual que Yolanda Sanz, Quintas cree que habría que tener precaución en personas con ansiedad, “cuyo nivel de activación ya es de por sí elevado”; y controlar la cantidad en cualquier caso: “La ingesta de bebidas como el café provocaría un aumento del nerviosismo y esto daría lugar a, por ejemplo, taquicardias, dificultades para dormir o incluso a un empeoramiento del control motor fino”, advierte la experta quien ve, eso sí, “muy buena” la conjunción de cacao y cafeína, las sustancias del estudio.

“El cacao aumenta el flujo sanguíneo cerebral, lo que mejora la atención y la cognición y además reduce los efectos negativos de la cafeína, ya que por sí sola aumenta la ansiedad”, (Ángela Quintas, experta en nutrición).

El cacao aumenta el flujo sanguíneo cerebral, lo que mejora la atención y la cognición y además reduce los efectos negativos de la cafeína, que aumenta la ansiedad”, un problema que en 2015 afectaba a casi dos millones de personas en nuestro país, un 4,1% de la población, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La combinación de ambas bebidas, de acuerdo con Sanz, puede conseguir los efectos deseados reduciendo algunos de sus efectos negativos. Siguiendo las directrices del estudio, y sabiendo la magia no existe, esta sería la receta para enfrentarse a esos apuntes que se le resisten:

Dado que la concentración de cafeína en el té es inferior a la del café, si prefiere esta bebida necesitará más cantidad para conseguir la combinación perfecta: unos 100 mililitros de café frente a unos 220 de té. Elija un cacao en polvo sin azúcar y sin alcalinizar, una técnica —también conocida como proceso holandés— por la que se le añaden sustancias alcalinas, como el carbonato de sodio, para eliminar la manteca de cacao, y que, por contra, reduce su contenido en flavonoides, un antioxidante que protege el sistema cardiovascular. Se puede encontrar cacao no alcalinizado como este en los grandes supermercados. Eche tres cucharadas de este producto a la mezcla y tómela unos 90 minutos antes de que tenga que poner en marcha su cerebro.

Eso sí, no abuse: su cuerpo se puede acabar acostumbrando y pedirle más; y, sobre todo, tenga en cuenta de que este brevaje no sustituye a una dieta saludable. Quintas, licenciada en Ciencias Químicas, alerta de que últimamente atiende a muchos pacientes con problemas de cansancio y agotamiento que buscan una solución rápida.

“Les recomiendo tomar alimentos cada tres o cuatro horas para que no fluctúen mucho sus niveles de glucemia y que así no se sientan cansados; y que no piensen en fórmulas mágicas sino en una alimentación variada, rica en vitaminas, minerales, ácidos grasos omega 3, flavonoides, etcétera”.

Por su parte, Sanz aventura una creciente tendencia de las bebidas denominadas energéticas, con altas dosis de cafeína y otros estimulantes como ginseng, guaraná o taurina. “No las recomiendo, igual que no recomiendo los refrescos, porque contienen mucha azúcar y ácido fosfórico [ayuda a conservar ciertos alimentos, pero está relacionado con una menor densidad ósea e irritación en las mucosas que peoduce problemas en el sistema respiratorio], y tienen un efecto fuerte que luego se desvanece”, advierte. Además, pueden provocar alteraciones cardiacas, según la investigación llevaba a cabo en 2013 por la Universidad de Bonn.


Harvard descubre los beneficios para la salud de tomar tres tazas de café al día

Harvard descubre los beneficios para la salud de tomar tres tazas de café al día

 Autor: Héctor G. Barnés

Cada vez son más las investigaciones que contradicen el carácter supuestamente perjudicial de esta bebida. La última de ella ha sido realizada en una de las grandes universidades estadounidenses

El café, una de las bebidas que más consumimos en nuestro día a día, ha conseguido deshacerse del estigma que hasta hace no tanto lo rodeaba. Multitud de estudios que aparecen periódicamente nos recuerdan sus beneficios, a veces relacionados con enfermedades psiquiátricas como la depresión, otras veces con problemas físicos como las enfermedades cardiovasculares. El último de ellos ha sido realizado en la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard y se trata de uno de los más importantes realizados jamás, gracias a la amplia muestra con la que los autores han contado.

Según explican los autores, el consumo normal de café (es decir, entre tres y cinco tazas) reduce la probabilidad de morir de manera prematura, unos beneficios que el consumidor obtiene incluso aunque tome café descafeinado. Entre las enfermedades mitigadas por esta bebida se encuentran las cardiovasculares, las neurológicas, la diabetes de tipo 2 y el suicidio, por sus efectos antidepresivos. El estudio ha sido publicado en el último número de la revista ‘Circulation’, de la American Heart Association, y utiliza los datos de tres estudios con una población total de casi 200.000 personas.

 

Nada mejor para arrancar un nuevo día en la gran ciudad que un café .

Aquellos que solían consumir café sufrieron, en comparación con los que no lo tomaban en absoluto, menos problemas cardíacos o neurológicos

“Los compuestos bioactivos del café reducen la resistencia a la insulina y la inflamación sistemática”, ha explicado en una nota de prensa Ming Ding, principal responsable del estudio. “Pueden ser los responsables para la asociación inversa entre el café y la mortalidad”. En concreto, son sus antioxidantes y el magnesio que contiene la bebida los que propician tal efecto. No obstante, señala el autor, aún hacen falta más investigaciones para entender los mecanismos biológicos que causan este efecto.

Una taza de café más (para la carretera)

El estudio ha utilizado como base los datos obtenidos del Nurses’ Health Study (sobre 74.890 mujeres), el Nurses’ Health Study 2 (93.054 participantes) y el Health Professionals Follow-up Study (40.557), tres de las investigaciones longitudinales más importantes de Estados Unidos. Los participantes debían responder a cuestionarios alimenticios cada cuatro años. Aquellos que solían consumir café de forma moderada sufrieron, en comparación con los que no lo tomaban en absoluto, menos problemas cardíacos, neurológicos o diabéticos. Sin embargo, el consumo de la bebida no afectaba en absoluto la probabilidad de sufrir cáncer.

El café mejora nuestra salud cardíaca.
.

Tan sólo hay una contrapartida para aquellos que toman café: son, al mismo tiempo, los que suelen fumar y beber alcohol en mayores cantidades, algo que han tenido en cuenta los investigadores en su estudio, y lo que ha llevado a descubrir que los efectos protectores de la bebida son aún más significativos de lo que se pensaba. “El consumo regular de café puede formar parte de una dieta saludable y equilibrada”, ha señalado el profesor de Nutrición y Epimediología de Harvard Frank Hu, que, no obstante, advierte que ciertos grupos como las embarazadas o los niños deberían tener cuidado con el consumo de cafeína.

Actualmente, como han señalado las investigaciones realizadas en el programa canadiense Motherisk, los datos no son concluyentes en lo que respecta al consumo de cafeína entre embarazadas, ya que durante mucho tiempo se ha pensado podía aumentar el riesgo de aborto espontáneo, lo que lleva a la agencia a recordar que nunca deben tomarse más de dos. En lo que respecta a los niños, la mayor parte de expertos recuerdan que la cafeína estimula el sistema nervioso central, por lo que puede provocar malestares gastrointestinales o inquietud. Como ha señalado Jennifer L. Temple, profesora asociada de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Búfalo, la cafeína ralentiza el ritmo cardíaco y hace aumentar la presión sanguínea de los niños.

En cualquier caso, recuerdan los autores, lo que cada vez está más claro es que, en su justa medida, el café no es malo

Para la mayor parte de la población, no obstante, cada vez hay más razones para decantarse por el café a lo largo del día. Como explicábamos en un reciente artículo, nuestro café diario puede ayudarnos a combatir el estreñimiento, a saciarnos y, por lo tanto, a adelgazar a largo plazo, así como a reducir la inflamación en el cerebro que provoca los molestos dolores de cabeza. Eso sí, siempre y cuando no nos pasemos, puesto que tomar más de cinco tazas de café al día no proporciona ninguna ventaja adicional. En cualquier caso, recuerdan los autores, lo que cada vez está más claro es que, en su justa medida, el café no es malo.


Todo sobre las cápsulas de Cafés Climent

Todo sobre las cápsulas de Cafés Climent

Preparar un buen café en casa es un placer, tanto para los que amamos el café como para los que quieren empezar bien el día con una buena taza. Esta tarea se ha simplificado con el paso del tiempo, pero la gran revolución ha llegado con las cafeteras de cápsulas de café, con las que puedes tomar un café delicioso en casa de la forma más sencilla y barata.

Ya conocemos la presión ideal de una cafetera y el funcionamiento de las cafeteras. Ahora toca centrarse en las cápsulas de café y en su tecnología, qué hay detrás de ellas y cómo se preparan. ¿Es de calidad el café que usan en las cápsulas?

Nuevas cápsulas compatibles Climent

La variedad en las cápsulas de café

Tienes que saber es que cada fabricante de cafeteras suelen comercializar también sus propias cápsulas de café. Lo más recomendable es usar cápsulas de la misma marca que la máquina para su correcto funcionamiento, aunque existen en el mercado las compatibles una opción a tener en cuenta por barata y respetuosa con el medio ambiente.

Además, cada marca de cafés ofrece una gran variedad de cápsulas, desde varios tipos  café Intenso, café Natural o Descafeinado… e incluso existen cápsulas de chocolate, té  otra ventaja de las máquinas de cápsulas respecto a otros tipos de cafeteras. Puedes elegir el sabor que más te apetezca y preparar tu taza con toda la facilidad.

Por ejemplo, Cafés Climent ofrece  3 variedades de café y tés.

Facilidad de uso

Lo único que tienes que hacer es introducir la cápsula, seleccionar la dosis de agua y pulsar el botón. Y ya tienes tu taza perfecta.

Todas las máquinas tienen un lugar indicado para poner la cápsula, no tienes que hacer nada más. Una vez preparado el café, solo tendrás que retirar la cápsula usada y así la cafetera estará lista para el siguiente café.

 Cada variedad tiene una dosis recomendada, que verás indicada en el envase. Así, para los espresso más intensos se necesitará menos agua, mientras que los cafés largos requerirán más agua. Todo muy sencillo.

Con el ejemplo de las cápsulas de Cafés Climent, tienes tres muestras de la facilidad de uso de las cápsulas de café. Verás que con un mínimo esfuerzo, lograrás un resultado magnífico.

Otra de las ventajas del sistema de cápsulas de café es su limpieza. Por un lado, te podrás olvidar de utilizar y limpiar todos los utensilios externos

Por otro lado, el material de las cápsulas de café es reciclable. No está de más proteger el medio ambiente. Si tomas un café al día, son 30 ó 31 cápsulas al mes; 365 al año. Si son dos cafés, pasamos a 730 cápsulas al año. Imagina cuántas cápsulas se utilizan al año en un país. Millones. Por eso, el que sean reciclables es un avance importante en el cuidado del planeta.

 

Claves de las cápsulas de café: selección y preparado

Cápsula de café recargable compatible Dolçe Gusto, unidad

Y ahora vamos con lo más importante: la calidad del café. Aunque tengas una cafetera con la presión ideal y unas cápsulas que no ensucian, si la calidad del café no está a la altura, el resultado final no será satisfactorio.

Por suerte para los nuestros consumidores, las cápsulas de Cafés Climent dan un gran resultado. El proceso se divide en varias etapas:

En Cafés Climent importamos el café en grano de diversos países, a proveedores con los cuales tenemos una relación comercial ininterrumpida de más de 65 años. Las variedades y calidad de los granos que importamos están especialmente relacionados con la calidad y el aroma de nuestros famosos y apreciados cafés. Disponemos  de nuestro propio tostadero, automatizado y con el cual se obtienen distintos grados de tostado, para luego preparar las diversas mezclas. En el caso del café molido, una serie de molinos obtiene los distintos tipos de molienda, según los requerimientos de nuestros clientes. Finalmente el producto es envasado y empaquetado automáticamente para que el café llegue a las familias y clientes en inmejorables condiciones de aroma y sabor.

Proceso de introducción de el café en las cápsulas

Ya tenemos el café tostado y molido, pero todavía queda meterlo en las cápsulas.  Esta parte del proceso también es muy importante porque el café pierde rápidamente su aroma una vez que está molido. Es muy importante introducirlo rápidamente en los recipientes para que conserve todo su aroma y su sabor.

Mediante maquinas dispensadoras, el café es introducido en las cápsulas, que se tapan herméticamente con un papel de aluminio, que está sellado. Un proceso rápido y completamente mecanizado. Se añade la tapa y así es como las cápsulas de café llegan a los consumidores.

Extracción del café de las cápsulas

  • Ya tenemos la cápsula con un café de alta calidad. ¿Cómo se consigue que la cafetera extraiga todo su aroma y sabor?   Están preparadas para que el proceso de extracción del café sea perfecto.
  • La cafetera tiene un sistema que agujerea la lámina de aluminio en la parte superior de la cápsula. A través del orificio, envía agua caliente a gran presión.
  • Ese líquido caliente que llega a gran presión es el que extrae el café con todos sus aromas, se habla de 900 aromas distintos, y luego lo deposita en la taza.

Curiosidades de las cápsulas de café

Ya conocemos que existen distintos colores de las cápsulas según contengan el tipo de café. Natural, Intenso y Descafeinado.

  • Cada cápsula de café lleva una cantidad aproximada de 8 gramos; el necesario para preparar la bebida.
  • Existen multitud de recetas para el café en cápsulas que podrás encontrar fácilmente en Internet
  • Con el sistema de cápsulas, conseguies un café a la altura de las mejores cafeterías preparado cómodamente en casa.

Conclusión final

Las cafeteras Barista Exprésso ofrecen un café de gran calidad gracias a un proceso que está estudiado de principio a fin para conseguir el mejor resultado. No tienes por qué dudar de las cápsulas de café. Dan lo que prometen, lo que logran con muy poco esfuerzo para el consumidor.

Si tienes una de estas máquinas, Barista Exprésso ya sólo te queda probar las distintas variedades de cápsulas de Cafés Climent que te ofrecen estas cafeteras monodosis para comprobar cuál es la que más te gusta.


El papel del café en nuestra sociedad

El papel del café en nuestra sociedad

Ya hemos comentado en Ebocame en otras ocasiones la importancia del café como bebida, ya que es una de las más consumidas del mundo. Sin embargo hoy vamos a profundizar más en el asunto y a refrendar estas palabras con cifras estadísticas que nos hagan tener una idea más aproximada de la importancia del café en la sociedad española, de su papel en el día a día.
Según la Federación Española del Café (FEC), los consumidores españoles de café (que suponen casi un 70% de la población total) beben una media de 3 tazas de café al día. Esto se traduce en un consumo a nivel nacional de más de 500 millones de tazas de café por semana. La penetración del café en la vida cotidiana del español medio queda fuera de toda duda tras leer estas cifras.
Ahora bien, el análisis del papel del café la sociedad debe de ir más allá que unas cifras absolutas. Una de las maneras es reflexionar acerca de los lugares en los que la gente disfruta de un café. En los resultados del informe podemos observar que más de la mitad de los consumidores bebe entre 1 y 2 de esas tazas de café diarias fuera de casa y un 46% toma más de 3 tazas lejos de su hogar. Como nota sorprendente resaltar que 1 de cada 5 bebe más de 5 tazas de café al día fuera de casa.
consumo cafe
Aquí podemos deducir que el café es un importante instrumento de socialización. Según la FEC, tan solo un 20% de los encuestados toman café en soledad, mientras que el otro 80% restante lo bebe en compañía de familiares, amigos o compañeros de trabajo. Un café es una excusa para tratas asuntos de negocios, contar buenas noticias, solucionar problemas o pedir consejo.
Un café es un amigo más.

Os dejamos con una escena mítica del cine en una cafetería en la que se habla de temas muy filosóficos y oníricos. Película: Origen

 

 


 

Fuente: Ebocame

¿Cuántas tazas de café puedo tomar al día?

¿Cuántas tazas de café puedo tomar al día?

Fomenta el consumo de grasa corporal y disminuye la sensación de fatiga muscular, pero hay que tomarlo con moderación.

Después del agua, pocas bebidas son tan populares como el café y el té. Quizá por eso son fuente de duda y objeto de debate. Parece claro que el café nos despierta, pero ¿sirve para combatir enfermedades? ¿Cuántas tazas podemos tomar al día? ¿La teína y la cafeína son diferentes? Algunas preguntas todavía ocupan las investigaciones científicas y otras ya tienen respuesta. Por ejemplo: la cafeína y la teína son la misma molécula, y tanto el café como el té pueden ser miembros de pleno derecho de una dieta saludable. Es decir, no son perjudiciales, aunque tampoco podemos afirmar que tengan superpoderes.

La principal causa de que sea necesario consumirlas con moderación, es la cafeína, una sustancia que estimula el sistema nervioso central, el estado de alerta y la concentración.

«Además, en la práctica del deporte aumenta el rendimiento, fomenta el consumo de grasa corporal y disminuye la sensación de fatiga muscular», subraya el experto de la UOC. El café suele tener más concentración de cafeína que el té. Entre las variedades de té, el negro se sitúa a la cabeza.

 

Pero no hay que pasarse

Pero la cafeína no puede tomarse sin mesura. Tal como indica la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), hasta 400 mg diarios de esta sustancia son seguros para la salud en el caso de los adultos sanos, exceptuando las embarazadas. Como, según la misma institución, un café contiene en promedio entre 80 y 90 mg de cafeína y un té negro lleva unos 50, a priori tendríamos margen para tomar unas cuantas tazas. Sin embargo, la EFSA advierte de que dosis individuales de unos 100 mg pueden alterar los patrones del sueño y su duración, especialmente si se toman por la noche.

En este sentido, Vidal aconseja tener muy en cuenta la vida que lleva cada uno y escuchar al cuerpo para saber si nos conviene tomar más o menos y en qué momento. La hipertensión es un factor a tener en cuenta. En cuanto a los deportistas que toman café para mejorar su rendimiento, el nutricionista recomienda sustituirlo por cafeína en cápsulas, «porque de otro modo es muy difícil que sepan qué cantidad están ingiriendo, y el abuso de café puede acarrear problemas, como la deshidratación».

Pero más allá de la cafeína, todo apunta a que otras sustancias presentes en el té, el café o ambas plantas estarían relacionadas con los efectos beneficiosos que el uno y el otro parecen tener para la salud. Por ejemplo, este mismo verano un estudio encabezado por científicos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha asociado la toma de entre una y tres tazas de café al día, tanto con cafeína como descafeinado, con una probabilidad más baja de muerte prematura, sobre todo debido a enfermedades digestivas o del corazón.

A pesar de que solo es una asociación, el estudio es una muestra del cambio de percepción respecto a los efectos del café en la salud. En este sentido, en 2016 la propia OMS retiró el café de una lista donde, desde los años noventa, se lo consideraba un posible cancerígeno. Actualmente se considera que no hay una evidencia concluyente. «Tomar café también se asocia con la prevención de la diabetes tipo 2, sobre todo gracias a un antioxidante que favorece el metabolismo de los azúcares», recuerda el nutricionista. Otra investigación publicada este año sugiere que puede ayudar a prevenir el cáncer de hígado. Con todo, «parece que las sustancias antioxidantes del té pueden estar más relacionadas con efectos anticancerígenos», señala Vidal.

Vistos los conocimientos actuales, todo apunta a que ni el café ni el té nos harán ningún daño si somos adultos sanos y tomamos adecuadamente, es decir, tratando de no ingerir en exceso para que la cafeína no nos juegue una mala pasada, evitando que la bebida esté demasiado caliente y combinándolos con un estilo de vida saludable, lo que también implica tomarlos sin añadir azúcar y acostumbrarnos a disfrutar de su sabor natural, recomienda Vidal.

 

Fuente: R. ALCOLEA / MUJERHOY


El retorno del viejo bar

El retorno del viejo bar

El hombre que lucha contra el café caro y por el regreso del viejo bar

¿Está el café de toda la vida muerto y enterrado? La historia de este danés demuestra que la polarización crece, pero que es posible detener el imparable aumento de precios

El café es una de las bebidas más ligada a la cultura local que existen. Cada país lo consume de una manera diferente, a horas distintas y con objetivos dispares, según sea la costumbre. O, al menos, así era hasta hace relativamente poco, cuando la aparición de las cadenas de cafeterías ha internacionalizado un modelo particular de este establecimiento, más americanizado, más metropolitano… Más “neoyorquino”, de ir andando por la calle con un café ‘supersize’ en una mano y el móvil en la otra.

No es el único modelo nuevo de cafetería que ha irrumpido durante los últimos años. Como recordaba un artículo publicado en ‘The Guardian‘, “la cafetería se ha convertido en un símbolo de todo lo que la gente odia sobre los cambios y la gentrificación”. Es un paso más del proceso que comienza con la llegada de la clase creativa, a la que le siguen los profesionales jóvenes, y más tarde las cadenas que terminan desplazando a los residentes habituales.

Lo más importante de una taza de café debería ser que cualquiera se la pudiese permitir

Si suben los precios de todo (especialmente de los locales y los bienes inmuebles), el café es una de las primeras víctimas. Y puede ser que también uno de los mejores indicativos del nivel de vida de una ciudad. Recientemente, una empresa de suministros de oficina en línea llamada Service Partner ONE realizó una relación de los precios del café en 75 ciudades de 36 países diferentes, en la que los españoles no salíamos mal parados. Sevilla ocupaba el número 5, Valencia el 7 y Madrid el 21 entre los más baratos.

En los puestos más bajos –es decir, aquellos donde el café costaba más caro– se encontraban Zúrich (nada menos que 6,33€ en Starbucks y 5,49€ en cafetería independiente), seguida por Copenhague (con 5,37€ en Starbucks y 6€ en cafetería). La capital danesa es precisamente donde vive Jonathan Zagouri, que ha explicado en una carta abierta al ‘Munchies‘ danés (el portal de gastronomía de ‘Vice’) su idea para combatir a los cafés caros. No nos engañemos: si tienes que pagar 6 euros por un ‘capuccino’, decir “caro” es quedarse corto.

Una cafetería todo a 100

La manera de tarifar de Zagouri en su Zaggi’s no es revolucionaria, pero pocos establecimientos conocemos que funcionen así. Su criterio es cobrar lo mismo por todo, ya sea un café, un trozo de tarta, una tostada o un sándwich (entendemos que el tamaño de la ración es lo que varía): 15 coronas. Al cambio, unos 2,02 euros. Que le parecerá una pequeña fortuna a los sevillanos que pagan de medida 1,56€ en la cafetería, pero que es una tercera parte del precio habitual de los locales del país nórdico.

La gente se dejaría más dinero en nuestra ciudad si los precios fuesen más normales

Esta decisión tiene mezcla de favor al prójimo y de modelo de negocio. En realidad, no hay más que echar un vistazo a las fotografías para comprobar que la cafetería del danés de 29 años se parece a todos los cafés ‘hipster‘ que conocemos: paredes de madera, sofás para reclinarse con los amigos y un mensaje motivador en la cristalera (“la gente delgada es más fácil de secuestrar, así que ten cuidado: come tarta”). “Lo más importante de una taza de café es que cualquiera se pueda permitir”, explica. “No entiendo por qué las cosas deben ser tan caras”.

Él mismo desvela el amplio margen de beneficio que obtiene con cada uno de los cafés que sirve, y que por lo general, no es conocido por el gran público. “Si puedo hacer uno de estos por 1,60 euros, ¿por qué tengo que pagar 5,4?”, se pregunta cuando pasa por una de estas caras cafeterías. En su opinión, “la gente gastaría más dinero en la ciudad si los precios fuesen más normales”. Aunque concede que sería fácil para él tener más ingresos, esa máxima ha terminado convirtiéndose en un principio de comportamiento.

Y, también, una experiencia personal (otro concepto muy relacionado con la nueva economía ‘hipster’). Haber bajado los precios le ha permitido conocer a gente de todo pelaje, de aficionados al “como hoy, pago mañana” hasta ricos de la parte norte de la isla de Selandia. “Así, puedo hablar con una persona que ha tenido una vida difícil y que pasado por una cosa y otra”. Le ha servido, por lo tanto, de terapia: él mismo reivindica la cafetería como centro de reunión y desahogo.

El retorno del viejo bar

Más peculiar es la historia vital de Zagouri, que ha determinado su decisión de abrir la cafetería. El danés pasó seis años en el ejército, tres de los cuales estuvo desplegado en Afganistán. Como tantos otros soldados, se encontró con que no sabía qué hacer después de sus años de servicio. Tras unos años de desfase (“me gasté todo el dinero de Afganistán en bebida, drogas y otra mierda”) se decantó por abrir su propio Cheers como terapia sustitutiva del alcohol. O complementaria del tratamiento psicológico.

Lleva dos años pagando deudas y nueve de cada 10 mañanas se despierta pensando si su trabajo merece la pena

“Mi cafetería me ayuda un montón”, reconoce. “El hecho de que hayas creado tu propia sociedad paralela con los parroquianos habituales me da vida, algo feliz y positivo”. En ese sentido, el proyecto de Zagouri –o el de otros bares semejantes– recupera el espíritu del viejo bar, la contrapartida laica de la iglesia donde el cliente y los camareros no eran anónimos, sino íntimos conocidos y el vino y el pan tenían otras connotaciones.

O puede ser, simplemente, que sea una nueva versión del bar ‘hipster’ que está emergiendo en las grandes ciudades. Independientemente de los precios, la aparente cercanía es una de las bazas que ofertan estos establecimientos, junto con lo artesanal (perdón, ‘crafty’) y tradicional (perdón, ‘vintage’). Aquí está el nuevo modelo de cafetería. Puede ser más barata y más cercana, pero no necesariamente menos “gentrificadora”: como el propio Zagouri confiesa, lleva dos años pagando deudas y nueve de cada 10 mañanas se despierta pensando si su trabajo merece la pena. Pero le compensa.

Fuente : El confindencial