¿Cuánto café es demasiado café?

¿Cuánto café es demasiado café?

(CNN) — ¿Es el café seguro o un riesgo para tu corazón? Dos estudios recientes parecen contradecirse entre sí respecto a esta pregunta, que a menudo deja a los amantes del café rascándose la cabeza.

Un estudio presentado en la conferencia de la British Cardiovascular Society en junio sugiere que beber cinco tazas de café al día no era peor para las arterias que beber menos de una taza.

El estudio realizado a más de 8.000 personas en todo el Reino Unido también encontró que incluso aquellos que bebían hasta 25 tazas por día no tenían más probabilidades de experimentar rigidez de las arterias que alguien que bebía menos de una taza por día.

Una taza de café puede traer algunos beneficios para la salud, ya que contiene antioxidantes y se ha asociado con una vida más larga, pero otros estudios sugieren que la sobrecarga de café puede poner en riesgo la salud del corazón.

Investigaciones recientes encontraron que el consumo excesivo de café, medido en seis tazas por día, puede estar asociado con un aumento moderado en el riesgo de enfermedad cardiovascular en comparación con el riesgo en aquellos que beben menos.

“En nutrición, siempre se espera que haya un umbral por encima del cual el aumento de la ingesta ya no sea beneficioso, y esto es lo que vimos aquí”, dijo vía correo electrónico Elina Hypponen, coautora del estudio y directora del Centro Australiano para la Salud de Precisión del Instituto de Investigación del Cáncer de la Universidad de Australia Meridional.

“La mejor práctica parece ser atenerse a la moderación”, dijo.

El estudio, publicado en marzo en The American Journal of Clinical Nutrition, incluyó datos de salud sobre el consumo de café a largo plazo y las enfermedades cardiovasculares entre 347.077 adultos en el Reino Unido.

Los datos se recopilaron en 22 centros entre 2006 y 2010. Presentaba información sobre cuántas tazas de café bebían los sujetos cada día y se medía la incidencia de enfermedad cardiovascular.

La información sobre la salud cardiovascular de cada adulto provino de los registros de pacientes hospitalizados y de mortalidad, dijo Hypponen en un correo electrónico.

Los sujetos se agruparon en siete categorías: los que no tomaron café, los que tomaron café descafeinado y los que tomaron café con cafeína. El último grupo se dividió por la cantidad de tazas que bebían por día, en promedio.

Los investigadores encontraron que, en comparación con los que tomaban una o dos tazas al día, las probabilidades de enfermedad cardiovascular eran 11% más altas entre los adultos que no tomaban café, 7% más altas entre los que bebían descafeinado y un 22% más alta entre los que bebían más de seis tazas al día.

“Los lectores pueden sorprenderse por la ligera elevación en el riesgo para aquellos que no tomaron café o eligieron café descafeinado”, señaló Hypponen.

“El café contiene cafeína, que es un estimulante. Se ha demostrado que la administración de cafeína en ensayos clínicos aumenta la actividad del sistema nervioso simpático y la presión arterial, y en términos simples, el consumo excesivo de café puede hacer que su corazón trabaje más”, dijo Hypponen.

“Cualquier cosa que haga que su corazón trabaje más intensamente a través de ese tipo de mecanismos, ya sea estrés o un consumo excesivo de café, puede ser perjudicial para su corazón, especialmente si esto continúa durante largos períodos de tiempo”, dijo. “Algunos tipos de café que se producen sin filtrar también contienen cafestol, que aumenta el colesterol LDL en la sangre y puede afectar el riesgo de enfermedad cardiovascular a través de mecanismos relacionados”.

El colesterol LDL se considera como colesterol “malo”, ya que los niveles altos aumentan el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

El estudio tenía algunas limitaciones, entre ellas que los datos sobre el consumo de café eran informados directamente por las personas y no especificaban el tamaño de la taza de café que se tomaba. Además, los hallazgos no pueden generalizarse fuera de la población de personas que habitualmente toman café.

Las personas también tienden a autorregular su consumo de café en función de diversos factores, como los problemas de salud o el embarazo.

En general, ha habido una historia de cambios en las opiniones médicas sobre cómo el café puede afectar la salud, con algunos estudios que encuentran beneficios y otros que advierten sobre riesgos.

Por ejemplo, “un estudio anterior muestra que el consumo moderado pero no excesivo de café podría tener beneficios cardiovasculares”, dijo la Dra. Nieca Goldberg, cardióloga y directora médica del Centro Joan H. Tisch para la Salud de la Mujer en NYU Langone Health en Nueva York, quien no estuvo involucrada en el nuevo estudio o en el anterior.

Las investigaciones preliminares presentadas en las sesiones científicas de la Asociación Estadounidense del Corazón en 2017 sugirieron que el café puede estar relacionado con un riesgo reducido de insuficiencia cardíaca y accidente cerebrovascular. Se encontró que una disminución del 7% en el riesgo de insuficiencia cardíaca y 8% en la reducción del riesgo de accidente cerebrovascular se asociaba con cada aumento de taza de café consumido por semana.

Así que “los estudios están por todas partes”, dijo Goldberg, experta voluntaria de la la Asociación Estadounidense del Corazón.

“Lo que pienso sobre el café y el aumento del riesgo de enfermedad cardiaca es que los datos que tenemos hasta ahora no son suficientes para decirle a las personas que dejen de tomar café”, dijo. “El café es probablemente seguro siempre y cuando no lo bebas en exceso”.

Amy Woodyatt de CNN contribuyó a este informe.

Por Jacqueline Howard 06:40 ET(10:40 GMT) 21 Junio, 2019


Consumir café antes de dormir no influye en el sueño, aunque no sucede lo mismo con la nicotina

Consumir café antes de dormir no influye en el sueño, aunque no sucede lo mismo con la nicotina

  • Los resultados confirman que un cigarrillo antes de dormir puede restar hasta 42 minutos de sueño.
  • Un estudio investigó la influencia del consumo de alcohol, café y nicotina en el sueño de casi 800 personas.

20MINUTOS.ES 07.08.2019 – 14:17H

Beber té o café antes de acostarnos no influye en la calidad del sueño, tal y como ha revelado un estudio de la Universidad Atlántica de Florida (Estados Unidos) en colaboración con la Escuela de Médicos de Harvard.

Para dicho trabajo, se investigó a un total de 785 personas durante 5.164 días y noches, teniendo en cuenta la cantidad de café, alcohol y nicotina que consumieron durante este período de tiempo.

Se utilizaron unos sensores de muñeca capaces de registrar la duración del sueño de los participantes, así como su eficiencia y la rapidez con la que estas personas se despertaban. Después, se comparó su consumo de las sustancias mencionadas con los resultados de esta prueba para obtener conclusiones.

Según el estudio, la nicotina y el alcohol sí afectan al sueño. Por ejemplo, el fumar un cigarrillo antes de dormir resta alrededor de 42 minutos de sueño a los insomnes (las personas que, regularmente, no pueden dormir). En cambio, la cafeína no generó modificaciones en el estado del sueño de estas personas.

Apenas existen estudios que se vuelquen en la investigación sobre la influencia del uso de sustancias por la noche en los parámetros del sueño, según informa la doctora Christine Spadola en la revista Sleep, que califica este examen como uno de los más “longitudinales” y “objetivos” sobre estos temas.

De esta manera, “el consumo de alcohol o nicotina durante las cuatro horas previas al sueño empeoran su continuidad”, explica; lo que no coincide con los efectos de la ingestión de cafeína, un dato que, para los autores estudio, es “toda una sorpresa”.

Aunque, tal y como subraya el experto en sueño Neil Stanley en The Independent, algunas personas son “muy sensibles a los efectos de la cafeína”, por lo que deberían “evitar tomar bebidas con cafeína demasiado cerca de la hora de acostarse”.

Ver más en: https://www.20minutos.es/noticia/3726452/0/consumir-cafe-antes-dormir-no-influye-sueno/


El consumo habitual de café podría reducir el riesgo de caída en personas mayores

El consumo habitual de café podría reducir el riesgo de caída en personas mayores

Es la conclusión a la que han llegado varios investigadores de la UAM después de analizar varios casos en todo el mundo

Sin duda alguna, el café es una de las bebidas más consumidas en todo el mundo. Su consumo ha sido relacionado con un menor riesgo de diabetes y enfermedad cardiovascular. Pero, ahora, investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) han elaborado un estudio para esclarecer los efectos de esta bebida en adultos mayores.

Los resultados, publicados en la revista ‘The American Journal of Clinical Nutrition’, arrojan una clara relación. Después de analizar a un total de 3.200 españoles de más de 60 años y otros 82.000 procedentes del Reino Unido, se dieron cuenta de que los participantes que tenían un consumo mayor de café tuvieron un menor riesgo en caerse.

Se han analizado poblaciones de España y Reino Unido
Se han analizado poblaciones de España y Reino Unido / Pixabay

Marcos Machado, investigador en medicina preventiva de la UAM, sobre el estudio del café y los accidentes

Los autores destacan que, aunque los resultados son conscientes en estas dos poblaciones con diferentes estilos de vida y características sociodemográficas, son necesarios más estudios que lo corroboren. Y es que el consumo de cafeína puede producir efecto positivo o negativo dependiendo del tipo de persona que seamos.

Por PACO CORONEL Comunidad de Madrid 18/06/2019 – 11:11 h. CEST


¿Pagarías $ 3.412 por la taza de café más cara del mundo?

¿Pagarías $ 3.412 por la taza de café más cara del mundo?

La ofrece la empresa estadounidense Klatch Coffee y está elaborada con la exclusiva cepa Elida Geisha.

El Elida Geisha se cultiva en altura en la finca Elida Estate, en el oeste de Panamá.

Klatch Cofee, una firma estadounidense que tiene locales en Los Angeles (Estados Unidos), vende la taza de café más cara del mundo. Cuesta US$ 75 (o 3.412 pesos argentinos, con un dólar a $ 45,50) y está elaborada con la exclusiva cepa Elida Geisha, que se cultiva en una reserva forestal volcánica de Panamá.

Esta premiada cepa, producida en una plantación familiar, acaba de ganar por segundo año consecutivo el premio “El Mejor de Panamá” en el concurso “La Copa de la Excelencia”, organizada por la Alianza para la Excelencia del Café, un certamen conocido como las “Olimpíadas del Café”, en el que participan agricultores de 11 países.

La finca Elida Estate lleva cuatro generaciones en manos de la familia Lamastus.

El Elida Geisha se cultiva en la pequeña finca familiar Elida Estate, ubicada en la turísitica región panameña de Boquete, finca que lleva cuatro generaciones en manos de la misma familia: Lamastus. Aunque esta cepa es bastante nueva, ya que la desarrolló hacia 2004 Hacienda La Esmeralda, perteneciente a otra familia. Esa variedad se destacó en la competencia de ese año y alcanzó un precio récord para la época.

Un local de Klatch Coffee, que vende este exclusivo café en Los Ángeles, Estados Unidos.
Un local de Klatch Coffee, que vende este exclusivo café en Los Ángeles, Estados Unidos.

La variedad, también conocida como Gesha, se originó en la década de 1930 en la región de Gesha, en Etiopía, pero luego se descubrió que al crecer en altura aumentaba su sabor, con lo cual lo plantaron a mayor altitud y aguardaron unos ocho años hasta la primera cosecha. Los suelos volcánicos ricos en minerales, un microclima especial y su ubicación, en una reserva forestal volcánica ubicada en el oeste de Panamá, entre el mar Caribe y el océano Pacífico, lograron resultados muy especiales.

Boquete es una región muy turística conocida como "la Suiza centroamericana" por su paisaje.
Boquete es una región muy turística conocida como “la Suiza centroamericana” por su paisaje.

En 2018 se vendieron en el mundo solo 454 kilos de esta cepa, la mayor parte en países asiáticos como ChinaJapón Taiwán.

 01/08/2019 – 13:44 Fuente: Diario Clarín, Argentina


Ola de calor: ¿es mejor tomar el café frío o caliente?

Ola de calor: ¿es mejor tomar el café frío o caliente?

Ambos aportan energía y la capacidad de despertar y poner en marcha el organismo, pero ¿cuál nos sienta mejor?


AURORA SEGURA24/07/2019 07:03Actualizado a25/07/2019 10:07 Fuente:La Vanguardia

El café frío puede resultar muy refrescante y una alternativa más saludable a los refrescos convencionales. Seguramente por eso es toda una tendencia, especialmente entre gente joven, muy de moda en Estados Unidos, donde el consumo ha crecido un diez por ciento anual entre 2013 y 2017.

En cambio, países tan puristas del café como Francia e Italia se resisten a adoptar esa moda, mientras España es, según la Base de Datos de Nuevos Productos Mintel, el país europeo donde tiene más éxito, aunque sólo un un 10% de consumidores lo compran.

El café con hielo, muy frecuente en España, no se considera café frío

Antes de profundizar en la cuestión de si es mejor el café frío o caliente, conviene saber que no se considera café frío el que se refrigera después de elaborarlo por el método tradicional ni el que se toma con hielo añadido, que es lo más frecuente aquí.

Si hay alguna diferencia desde el punto de vista de la alimentación o la salud entre ambos se debe precisamente a la forma de prepararlo. El café frío se hace mezclando café molido con agua a una temperatura de 20-25 grados y dejando que infusione entre 4 y 24 horas antes de filtrarlo y tomarlo.

La ciencia tiene la palabra

Hasta no hace mucho se creía que éste era más sano, porque contenía menos ácidos, responsables del ardor de estómago que a veces produce el café y también del tono oscuro que adquiere la dentadura si se abusa de esa bebida.

Pero una investigación llevada a cabo conjuntamente por Niny Rao y Megan Fuller, de las universidades de Philadelphia y Thomas Jefferson respectivamente, y publicada hace unos meses en la revista Scientific Reports, ha llegado a la conclusión de que apenas hay diferencias en el ph de uno y otro.

Apenas hay diferencias en el ph del café frío y del caliente

Aseguran que las ideas que se daban por ciertas hasta hace poco de que el café frío es menos ácido no tienen ninguna base científica y son “campañas de márketing promovidas por las empresas productoras”.

Una larga elaboración

Para realizar su estudio utilizaron un café entre ligero y de tueste medio. El caliente lo prepararon con una cafetera a presión convencional durante apenas seis minutos; el frío lo tuvieron siete horas en agua.

Al hacer las mediciones descubrieron que ambos tenían un ph bajo, de entre 4 y 5. Para hacerse una idea de lo que significa, el agua, la única bebida neutra en cuanto a la acidez, tiene un ph de 7. Es decir, que cuanto más bajo es el número, mayor la acidez y al contrario.

“Desde ese punto de vista, la diferencia entre el caliente y el frío es apenas perceptible”, explican los científicos, que sí encontraron una mayor diversidad de tipos de ácidos en el caliente que en el frío, lo que se debería probablemente a que con una temperatura elevada se extraen más fácilmente del café.

En cambio sí advirtieron una diferencia que les llevó a concluir que el café caliente es más sano, porque es más rico en antioxidantes.

El café caliente es más sano, porque es más rico en antioxidantes

Estos son muy beneficiosos para el organismo porque atacan a los radicales libres, unas moléculas muy inestables y perjudiciales, que también interactúan con moléculas sanas y hacer que degeneren. Los antioxidantes contenidos en los alimentos ayudan a deshacerse de los radicales libres antes de que causen daños.

Tienen efectos antiinflamatorios y hacen “disminuir el riesgo de sufrir dolencias hepáticas, metabólicas y neurológicas”, explican los investigadores.

El tiempo no sustituye a la temperatura

Antes de realizar el experimento se mostraban convencidos de que al estar más tiempo el café en contacto con el agua en la elaboración sin calor, resultaría una bebida con un sabor y aroma más intensos.

“Nos sorprendió comprobar que no era así”, prosiguen Rao y Fuller, “creíamos que al tener mayor tiempo el café en el agua tendría un efecto equivalente al calor de la otra elaboración. Sin embargo, lo que descubrimos fue que la temperatura es crucial para que el café tenga el característico sabor que se espera de él”.

La temperatura es crucial para que el café tenga el característico sabor que se espera de él

Según los entendidos, el café frío resulta mucho menos amargo, algo que aprecian especialmente en esta bebida, la segunda más consumida del mundo, los puristas del café.

En cambio, los partidarios del frío dicen que resulta más aromáticoy con un sabor más condensado. Al parecer la temperatura elevada hace aflorar más los elementos químicos que producen el sabor amargo mientras que la fría los apacigua.

No parece que existan diferencias motivadas por el tipo de preparado en cuanto a la cantidad de cafeína que aportan uno y otro, unos cien miligramos por taza en ambos casos si se utiliza el mismo café. Las diferencias en cuanto a la cafeína dependen más del tipo y la procedencia del café, el tueste y otras variables.

A la vista del estudio, optar entre una bebida y la otra es una decisión personal que tiene poco impacto en la salud. Las dos aportan energía y la capacidad de despertar y poner en marcha el organismo, que es su principal función.


La revolución de las cápsulas de café

La revolución de las cápsulas de café

Responden a un tipo de exigencias de la vida moderna, y su nocividad hacia el medio ambiente se ha reducido significativamente

La forma de consumir café en cápsulas es rápida, cómoda y ofrece distintas opciones y variedades de sabor. El objetivo de su creación fue el de poder disfrutar cómodamente en casa de un pequeño café expreso o rápido. Están en auge y responden a un tipo de exigencias de la vida moderna.

Son solo para uno, apretamos el botón y tenemos el café casi al instante. De cualquier tamaño y sabor compatibles con la máquina de café. En hogares, oficinas o en diversos lugares, los amantes del café pueden disfrutar del sabor y de la intensidad de su café preferido.PUBLICIDAD

La discusión sobre los riesgos para la salud de las cápsulas está a la orden del día

En referencia a la nocividad para la salud, existe gran controversia y para cada argumento hay un contraargumento. Se dice que las cápsulas de café son cancerígenas, por su contenido en aluminio. Las voces contrarias, mucho más numerosas, sostienen que el aluminio no es cancerígeno, sí en cambio los furanos (que se producen durante el tostado del grano), pero las ‘capsulitas’ no llegan a niveles dañinosLos expertos afirman que los niveles de furano de este formato de café son seguros, pese a que sean mayores que los del café normal, del descafeinado o de la cafetera de goteo.

Si bien es cierto que en un principio las cápsulas de café no eran biodegradables y sus contaminantes las hacía más difíciles de reciclar, a día de hoy existen formatos ecológicos y biodegradables, incluso compostables, reutilizables y fáciles de separar. Prácticamente la mayoría de marcas que las comercializan se han subido a la ola de la responsabilidad medioambiental.

Capsulas de café de sabores éxoticos

Tan solo necesitamos la máquina de café para disfrutar de cualquier tonalidad, sabor, origen o variedad del café. De chocolate, de caramelo, de vainilla o de menta, más o menos descafeinado, de India, de Colombia o de Brasil, intenso, suave, fuerte, largo o corto, espumoso, mixto, con leche condensada y en todas sus presentaciones (macchiato, capuchino, moca…) podemos tomar nuestro café preferido con solo pulsar un botón, sin necesidad de tener conocimientos técnicos para prepararlos. Toda una revolución para los amantes del café.