Receta: flan de café

Receta: flan de café

No podemos negar que los 80 molaban, y sus coloridos, gelatinosos y calóricos postres también. Así que, para celebrar a lo grande el día internacional del café -que se celebra el próximo viernes 29 de septiembre-, hemos querido rescatar una receta que hace ya unas cuantas décadas se disputaba, junto al pijama, la gelatina con fruta y el banana split, el título a postre estrella en las glamourosas cenas de nuestros padres.

Seguramente en aquellos maravillosos años no tenían muchos miramientos porque los niños tomáramos un postre con café (ni tarta al whisky, ni vino kina como reconstituyente -13 grados-) pero nosotros hemos preferido hacer una versión de flan de café descafeinado para que también los pequeños puedan probar un poco.

Aunque hacer un flan casero es relativamente sencillo, incluimos tanto la receta tradicional como la exprés para los que no quieran ni usar el horno. Las dos quedan riquísimas y, sobre todo, muy viejunas.

Ingredientes

  • 1 litro de nata para cocinar (o leche evaporada)
  • 1 sobre de preparado para flan (8 personas)
  • 20 gr. de café soluble descafeinado
  • 15-20 gr. de azúcar
  • Caramelo líquido

Fotos: Emma García para La Gulateca

Preparación

1. Vertemos en un cazo la nata para cocinar, el café soluble y el azúcar.

2. Ponemos el cazo a fuego medio hasta que rompa a hervir. Vamos removiendo para deshacer el café y el azúcar. Quedará como un café con leche.

3. Lo retiramos del fuego y añadimos el preparado para flan, removemos con ayuda de una varilla o tenedor para deshacer bien los grumos, y lo ponemos otra vez a fuego medio, sin dejar de remover, hasta que de nuevo vuelva a hervir. Lo retiramos del fuego.

4. En la base del molde que vayamos a utilizar, ponemos el caramelo líquido (en este caso el que venía con el preparado de flan).

5. Vertemos el contenido del cazo en el molde y lo dejamos enfriar a temperatura ambiente. Cuando ya no esté caliente lo ponemos en la nevera mínimo 4 horas, pero mucho mejor si lo dejamos de un día para otro.

Y listo, en 10 minutos tenemos un postre estupendo y con ese toque vintageque se dice ahora. Si queremos optar por la versión más casera y ocuparnos de todos los ingredientes, también es muy fácil de hacer. Lo primero, preparamos el caramelo poniendo 100 gramos de azúcar con 100 de agua en un cazo a fuego medio. Removemos con paciencia hasta conseguir la textura del caramelo.

Para el flan usaremos 4 huevos, 100 gramos de azúcar, 400 ml. de azúcar y 100 de café. Batimos en un bol grande los huevos con el azúcar y vamos añadiendo poco a poco la leche y el café. Preparamos un molde con el caramelo en la base. Finalmente ponemos el molde dentro de otro molde más grande con agua (al baño María) y lo introducimos todo en el horno precalentado a 180º durante 50 – 60 minutos. Lo dejamos enfriar y después a la nevera.


Descubren un nuevo e inesperado efecto del café

Descubren un nuevo e inesperado efecto del café

Y no es necesario tomarlo para disfrutarlo

POR MARIAN BENITO
09/04/2019

Inaudito. Basta con que el característico aroma del café llegue a la memoria para que nuestro cerebro se estimule del mismo modo que si tomase la dosis de cafeína que contiene una taza. Es lo que ha resuelto un estudio de la Universidad de Toronto que muestra que el simple recuerdo, mediante el olfato o la presencia de algo que tenga algo que ver con él, es eficaz para conseguir que nuestra mente se mantenga alerta y más atenta.

Se sabe que la cafeína es un estimulante del sistema nervioso y permite a sus consumidores permanecer más despiertos y atentos. Sus efectos varían de 4 a 6 horas. El objetivo de sus autores era comprobar el componente psicológico del café. El profesor canadiense Sam Maglio ha publicado los resultados en la revista Consciousness and Cognition.

“Queríamos ver si existía una asociación entre el café y la excitación, de modo que, si simplemente expusiéramos a las personas las señales relacionadas con esta bebida, su activación fisiológica aumentaría igual que si tomaran un café”.

Efectivamente, los participantes expuestos a estas señales experimentaron interesantes beneficios cognitivos, como pensar en términos más precisos y sentir que el tiempo pasaba más rápido. El estudio incluyó individuos procedentes tanto de culturas orientales como occidentales y lo que sí observó es que este efecto era más débil en las personas educadas en culturas orientales. La explicación de Maglio es que quizás crecieron en un entorno en el que el hábito del café no era tan común. Los resultados de esta investigación podrían utilizarse para futuras estrategias de marketing, según el autor.


El café más sano: cómo hacer que la infusión de siempre te siente mejor que nunca

El café más sano: cómo hacer que la infusión de siempre te siente mejor que nunca

La rutina de tomar la bebida mejora si sabes como, cuando y de que manera hacerlo

SARAH PALANQUES TOST20 ENE 2019 – 18:23 CET

Los amantes del café que no se enamoran de la ciencia deberían ser más atentos con ella. A fin de cuentas, los investigadores no dejan de cortejar su amado grano. Sus estudios lo han relacionado con un menor riesgo de sufrir el mal de Alzheimer, de desarrollar la enfermedad de Parkinson y de tener diabetes. Por si fuera poco, un trabajo que analizó su efecto en medio millón de personas, cuyos resultados vieron la luz en la revista JAMA Internal Medicine el pasado agosto, concluyó que beber café está relacionado con una mayor longevidad. Incluso en personas que lo toman en grandes cantidades. ¿Demasiado bueno para ser verdad? No, a algunos incluso les sabe a poco.

Según la secretaria científica de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA), Andrea Calderón, “el café es rico en compuestos a los que la evidencia científica atribuye beneficios en procesos antiinflamatorios, en prevención de enfermedades cardiovasculares e incluso frente a determinados procesos cancerígenos”, enumera la nutricionista. Además, nos pone de buen humor.

Pero pidiendo un cortado, un capuccino o un café con leche cada día, en la barra del bar, uno no obtiene todos los beneficios de la infusión, por muy sana que sea. Para exprimir al máximo las propiedades saludables y palatables del café, hay que evitar preparados dignos de Instagram y centrarse en mejorar las propiedades de la apreciada infusión. Es muy sencillo… cuando uno sabe cómo hacerlo.

Hasta el mejor café es peligroso a más de 65ºC

“Existen diferentes calidades de café, pero a grandes rasgos podemos destacar dos: el comercial y el de especialidad”, explica el miembro del Instituto Español de Café (IECAFÉ) y campeón Barista 2017, Axel Simón. El comercial es el más utilizado por las grandes empresas y las marcas que manejan un alto volumen, y su puntuación no supera los 80 puntos en una escala de calidad de 0 a 100. El de especialidad juega en otra liga. “Está puntuado de 80 a 100 puntos y su manipulación es manual, normalmente, en toda la cadena, desde el agricultor al receptor del producto final. Esto lo hace único al llegar a la taza, y quienes lo utilizan principalmente son los microtostadores, los artesanos del café”, añade.

Pero la calidad del producto no es lo más importante, al menos en lo que respecta a la salud. Por muy bueno que sea el café, no solo podemos estropearlo si no lo mimamos lo suficiente sino que podemos llegar a convertirlo en un peligro si no tenemos en cuenta algo tan elemental como la temperatura. Según un comunicado emitido por Christopher Wild, director de la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC, en inglés), que depende de la Organización Mundial de la Salud (OMS), “ingerir bebidas muy calientes probablemente causa cáncer”. La Sociedad Americana contra el Cáncer sitúa la temperatura límite para tomar café de forma segura en 65ºC.

La información es como para subir la guardia, pero que no cunda el pánico. Un análisis publicado por el Fórum del Café explica que un café se infusiona a 85ºC, pero “la temperatura al llegar al primer minuto de extracción se sitúa a 69 ºC. Transcurridos 2 minutos desde la extracción, la temperatura desciende a 65ºC y, un minuto más tarde, a 61ºC”. Así que no seas impaciente. Por mucho que no haya nada como un café recién hecho, espera al menos tres minutos desde que el agua caliente entra en escena antes de disfrutar de él.

Olvida el azúcar, pruébalo con canela, con vainilla…

Si alguna vez has tomado un café tipo caramel macchiato al más puro estilo de cafetería americana, seguramente has bebido de todo menos café. “Es preferible escoger uno solo o acompañado de leche, o con una bebida vegetal sin azúcar, procurando evitar esos tan elaborados con nata, cremas, cacao azucarado… pueden convertir un café solo, que apenas aporta calorías, en un producto que tiene entre 200 y 400″, afirma la nutricionista Andrea Calderón.

Estos añadidos también disminuyen la calidad nutricional del café, “al introducir un alto aporte de grasas refinadas, azúcar y otros componentes que transforman un hábito saludable en todo lo contrario”, añade. De hecho, los cafés granizados de diseño pueden llegar a alcanzar hasta 600 kilocalorías.

Otra situación con la que conviene tener cuidado es “el endulzante y los acompañamientos (pastas, galletas, dulces…)”, continúa Calderón. “Es habitual que aquellos que están acostumbrados a tomar de 2 a 3 tazas al día le añadan entre 10 y 20 gramos de azúcar, cuando la OMS recomienda un consumo máximo de 20 gramos de azúcar añadido total diario”. Y recurrir al azúcar moreno no es la solución.

“Ya sea blanco, moreno, de caña integral, panela… ninguna opción es más saludable ni nutritiva que otras: cuanto menos azúcar, mejor, igual que los edulcorantes”, dice la experta. Su consejo es ir reduciendo poco a poco nuestra forma de endulzar el café hasta percibir su sabor natural y acostumbrarnos a disfrutarlo así. Calderón propone añadir canela en polvo o esencia de vainilla como alternativa saludable.

En grano, con filtro de papel y nunca nada más levantarte

Los amantes del café suelen verse envueltos en un romance mañanero con aires de relación turbia. Su affaire tiene tintes de dependencia: muchos no son personas hasta que se toman un café, una ocasión que llega invariablemente pocos minutos después de levantarse de la cama. Y no es el mejor momento. Según una reciente investigaciónlo más provechoso es esperar una hora antes de consumir la infusión. Parece que esta estrategia consigue que la ingesta coincida con un pico de cortisol, la hormona del estrés, en el organismo, y que esta costumbre enseña al cuerpo a reducir la producción de la molécula.

Si no piensas renunciar a tomar una taza antes de que pasen esos 60 minutos de ninguna manera, puede ser una buena idea tratar de no separarte de la infusión en toda la jornada. Un estudio publicado en 2017 en la revista Sleep Medicine Review, en 2017, concluyó que, a pesar de que “la ingesta de 3 a 4 tazas de café al día no está asociada a problemas de salud”, la cafeína que hay en dos espressos dobles puede “prolongar la latencia del sueño, reducir el tiempo total y la eficiencia del sueño, y empeorar la percepción de su calidad” hasta 16 horas después de la ingesta.

En todo caso, aún tenemos mucho que aprender acerca de cómo preparar la estimulante infusión. Haber renunciado a usar filtros de papel es una muestra. Los diterpenos del café, unos compuestos que se encuentran en el grano, podrían elevar nuestros niveles de colesterol total y LDL. Para evitar su ingesta lo ideal es preparar el café con filtros de papel ya que estas moléculas no atraviesan la barrera. Por eso el café hervido tipo escandinavo o las cafeteras de émbolo son las peores opciones, y el tradicional papel gana fuerza entre quienes quieren hacer que el hábito de tomar café sea aún más saludable.


Parece un utensilio de laboratorio, pero no, es una cafetera.

Parece un utensilio de laboratorio, pero no, es una cafetera.

Parece material de laboratorio, pero la Mocca Siphon Coffee Maker es en realidad una cafetera de vacío que, por su diseño, permite observar todo el proceso de elaboración. Fue la primera de Bodum, presentada por su fundador, Peter Bodum, en 1956. Ahora la empresa danesa especializada en cafeteras crea esta nueva versión de 129 euros. Gracias al quemador de gas con el que se calienta, se reduce el consumo de energía y permite que no haya enchufes ni cables por el medio. El pequeño tanque de gas se rellena como un mechero y se enciende. El agua de la esfera inferior de vidrio de borosilicato (resistente al calor) se calienta hasta alcanzar la ebullición. En ese instante, el líquido sube por el tubo de cristal interior hasta el recipiente superior, donde se encuentra la materia prima fundamental. En apenas unos segundos, los dos ingredientes se mezclan y descienden de nuevo convertidos en un único elemento: café listo para servir.

Fuente: diario El País


Cafés Climent galardonada por su compromiso en calidad turística SICTEC

Cafés Climent galardonada por su compromiso en calidad turística SICTEC

Cafés Climent fué galardonada en reconocimiento por su compromiso a la calidad turística de Gandia durante la III Edición  2018 de la Gala de Turismo que fué celebrada el pasádo dia 26 en la Playa de Gandia

Cartel de la promoción

El acto fue presentado y dirigido por la alcaldesa Diana Morant y el secretario autonómico de Turismo Francisco Colomer

  • Diana Morant, Alcaldesa de Gandia se dirige a los asistentes
  1. Debut Compañero de Cafes Climent
  2. Debut de Diana Morant alcaldesa de Gandia
  3. Francisco Colomer Secretario autonomico de turismo
  4. Momento Debut de Rosa en la Gala


Dos compuestos del café pueden inhibir el cáncer de próstata

Dos compuestos del café pueden inhibir el cáncer de próstata

El café es una mezcla compleja de compuestos que se ha demostrado que influyen en la salud humana tanto de manera positiva como negativa. Ahora, por primera vez, científicos japoneses han identificado compuestos del café que pueden inhibir el crecimiento del cáncer de próstata.

Cada vez hay más evidencia de que beber ciertos tipos de café se asocia con una reducción en la incidencia de algunos cánceres, incluido el cáncer de próstata. Científicos japoneses han estudiado los efectos de dos compuestos que se encuentran en el café, el acetato de kahweol y el cafestol, en las células de cáncer de próstata y en los animales, donde pudieron inhibir el crecimiento en células que son resistentes a los fármacos anticancerosos comunes, como el cabazitaxel.

Este hallazgo, que forma parte de un estudio piloto realizado en células de cáncer resistentes a medicamentos en cultivos celulares y en un modelo de ratón, será presentado en el en el congreso de la Asociación Europea de Urología en Barcelona, que se celebra hasta este martes, después de su publicación en la revista «The Prostate».

Los investigadores probaron inicialmente seis compuestos, que se encuentran naturalmente en el café, sobre la proliferación de células de cáncer de próstata humano ‘in vitro’ -es decir, en una placa de Petri, y no en humanos-.

Así, encontraron que las células tratadas con acetato de kahweol y cafestol crecían más lentamente que los controles. Luego probaron estos compuestos en células de cáncer de próstata que se habían trasplantado a ratones (16 ratones). Usaron 4 ratones como grupo de control, otros 4 fueron tratados con acetato de kahweol, otros 4 con cafestol, y los ratones restantes se trataron con una combinación de acetato de kahweol y cafestol.

El líder del estudio, doctor Hiroaki Iwamoto del departamento de Terapia Integrada del Cáncer y Urología, Escuela Superior de Ciencias Médicas de Kanazawa, Japón, primer autor del estudio, ha señalado que «es importante mantener estos resultados en perspectiva». «Encontramos que el acetato de kahweol y el cafestol inhibieron el crecimiento de las células cancerosas en ratones, pero la combinación pareció funcionar de manera sinérgica, lo que llevó a un crecimiento tumoral significativamente más lento que en ratones no tratados. Después de 11 días, los tumores no tratados habían crecido un 342%, mientras que los tumores en los ratones tratados con ambos compuestos crecieron alrededor del 167%».

Se trata de un estudio piloto, lo que significa que el uso de estos compuestos es científicamente viable, pero necesita más investigación y no significa que los resultados aún puedan aplicarse a los humanos.

«Lo que sí muestra es que estos compuestos parecen tener un efecto sobre las células de cáncer de próstata resistentes a los medicamentos en las circunstancias adecuadas, y que también necesitan más investigación. Actualmente estamos considerando cómo podemos probar estos hallazgos en una muestra más grande, y luego en humanos», añade.

El acetato de kahweol y el cafestol son hidrocarburos que se encuentran naturalmente en el café arábica. «Estos son hallazgos prometedores, pero no deberían hacer que las personas cambien su consumo de café. El café puede tener efectos positivos y negativos (por ejemplo, puede aumentar la hipertensión), por lo que debemos averiguar más sobre los mecanismos detrás de estos hallazgos antes de pensar en las aplicaciones clínicas», ha añadido el profesor Atsushi Mizokami del departamento de Terapia Integrada del Cáncer y Urología, Escuela de Graduados de Ciencias Médicas de Kanazawa, Japón.