¿Qué es mejor, el té o el café?: guía definitiva para acabar con la guerra

¿Qué es mejor, el té o el café?: guía definitiva para acabar con la guerra

Los amantes de ambas bebidas siguen sin ponerse de acuerdo sobre cuál es mejor para la salud, pero la ciencia puede otorgar algunos datos al respecto.

Fuente: Roberto Méndez 

Aunque tendemos a pensar que las sustancias contenidas en el café o el té son diferentes, dado que las llamamos cafeína o teína, la realidad es que no lo son: se trata de la misma sustancia, pero originada en plantas diferentes. De hecho, el guaraná también contiene cafeína, aunque se le llama guaraína. Lo que en realidad sucede es que, a pesar de ser la misma sustancia, sus efectos a nivel del organismo humano pueden ser diferentes gracias al resto de los componentes de cada planta en conjunto.

En otras palabras: a pesar de que cafeína, teína y guaraína sean la misma sustancia, sus efectos sí pueden ser distintos.

Esencialmente, la cafeína es una sustancia alcaloide amarga con efectos estimulantes sobre el sistema nervioso humano, pero su consumo directo desde el café puede ser más potente que en otras plantas. Ahora bien, el café y el té sí han demostrado poseer otros efectos diferentes, o más bien beneficios diferentes.

Los beneficios del café y la cafeína

Centrándonos en el café, una ración de unos 250 ml, equivalente a un café “largo”, puede contener hasta 200 mg de cafeína. Por su parte, un café “descafeinado” suele contener hasta 26 mg en la misma cantidad.

Anteriormente se sabía que el café tiene potencial para movilizar la grasa corporal, mejorar la contractilidad muscular, disminuir la sensación de sueño y fatiga e incluso ciertos efectos a nivel cardiovascular, que posteriormente han demostrado ser beneficiosos y no perjudiciales como se creía inicialmente.

De hecho, el café ha demostrado no solamente ser beneficioso para el corazón, sino que incluso ha pasado a poseer un potencial protector según diversos estudios. Por ejemplo, a nivel metabólico, dos estudios diferentes publicados durante el año 2014 en Pharmaceutical Research y Diabetologia, respectivamente, han demostrado que el café puede mejorar la resistencia a la insulina, disminuir la acumulación de grasas e incluso disminuir el riesgo de sufrir diabetes tipo 2 a largo plazo tan solo consumiendo alrededor de dos tazas de café al día.

Por otro lado, dos estudios diferentes publicados en la revista Heart y en BMC Medicine durante el año 2015 llegaron a la conclusión de que tomar entre tres y cinco tazas de café diarias disminuiría el riesgo cardiovascular; y negaron la relación del café con la producción de arritmias cardíacas. Posteriormente, durante el año 2016, un estudio publicado en el Journal of the American Heart Association volvió a negar la relación entre el café y las arritmias. Incluso otro trabajo publicado un año más tarde, durante 2017, concluyó que el café disminuye el riesgo de ictus e insuficiencia cardíaca.

Así mismo, a nivel neurológico, diversos estudios han corroborado el papel beneficioso del café. Por un lado, un trabajo publicado en Nature Neurosciencesugería que el café podía mejorar la memoria. Otros dos trabajos, publicados en el Journal of Neuroscience y el Journal of Alzheimers Disease llegaron a conclusiones similares, sugiriendo que el café puede tener un papel protector contra la demencia en general, y contra la Enfermedad de Alzheimer en particular. Incluso otro trabajo, publicado en la revista Neurology, sugirió que el café puede reducir el riesgo de sufrir Parkinson.

Por su parte, al analizar la relación entre la toma de café y algunos tipos de cáncer, durante el año 2015 se publicaron hasta tres estudios diferentes. Por un lado, un trabajo publicado en el Journal of Clinical Oncology sugirió que el café puede reducir la probabilidad de recidiva del cáncer de colon; otro estudio publicado en el Journal of the National Cancer Institute afirmó que tomar hasta cuatro tazas de café diarias reduciría el riesgo de cáncer de piel tipo melanoma y, finalmente, un trabajo publicado en el Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention también relacionó la toma de café con un menor riesgo de cáncer de útero.

Para finalizar, algunos trabajos han llegado a la conclusión de que el café puede alargar la vida. El primero de ellos se publicó en 2012 en el New England of Medicine, sugiriendo que tomar dos tazas de café al día alargaría la vida hasta un 10%. Posteriormente, durante el año 2017, un trabajo publicado en Annals of Internal Medicine elevó la dosis a tres tazas diarias, sugiriendo que dicha toma reduciría el riesgo de muerte por cualquier causa.

Para rizar el rizo, una revisión de 201 metaánalisis diferentes publicada en 2017 en el British Medical Journal también sugirió que el café disminuye el riesgo de muerte, pero además también se vio un menor riesgo de cáncer, enfermedades neurológicas, metabólicas y hepáticas.

Los beneficios del té y la teína

En cuanto a la toma de té se refiere, cabe destacar que existen multitud de variedades de té, lejos de diferenciar tan solo su color -té verde, té rojo o té negro son los más populares-, por lo que los estudios intentan resumir sus beneficios hablando del té de una forma bastante generalizada, aunque el más estudiado es el té verde.

Según declaraciones del pasado 2015 de Howard Sesso, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, la presencia de catequinas y epicatequinas -flavonoides-, otorgarían a esta bebida el potencial para reducir la aterosclerosis, por lo que se reduciría el riesgo cardiovascular. Concretamente, el té verde tendría más flavonoides que el té negro, y ambos poseerían una cantidad de cafeína de alrededor de 20-45 mg por taza.

Además, según Sesso, tanto el té verde como el té negro mejorarían la reactividad vascular y disminuirían los niveles de colesterol LDL o “colesterol malo”, y se especula que podrían mejorar la tensión arterial, aunque en este último punto aún es necesaria más investigación.

Por un lado, un trabajo publicado en la revista Nutrition Research en 2009 sugirió que el té verde en concreto ayuda a mantener la salud ósea y prevenir la osteoporosis, tanto en hombres como en mujeres. Según dicho trabajo el té mejoraría la densidad mineral ósea, disminuyendo el riesgo de fractura, gracias a su contenido en flavonoles.

Por su parte, y a pesar de contener teína, un trabajo publicado en Nutrients en 2017 sugirió que el té verde no solo es capaz de reducir el estrés, sino que también puede mejorar la calidad del sueño, dado que contiene una menor cantidad de cafeína que el café y los polifenoles del mismo disminuyen su absorción.

Así mismo, en cuanto al rendimiento físico se refiere, la cafeína del café no es la única capaz de poder otorgar beneficios. Un estudio publicado en el American Journal of Physiology aseguró en su momento que los antioxidantes presentes en el té también colaboran en la quema de grasas y pueden mejorar el rendimiento físico hasta un 24%.

Si nos centramos en la prevención de enfermedades, el té no se queda corto respecto al café, ya que según otro trabajo publicado en el American Journal of Clinical Nutrition habría sugerido que los antioxidantes del mismo podrían disminuir el riesgo de sufrir cáncer de ovario.

Finalmente, y en relación al potencial del té para quemar grasas, varios trabajos habrían dudado su potencial para ayudar a perder peso. Por un lado, una revisión Cochrane de 2012 sugirió que el potencial del té verde es poco significativo a la hora de perder peso. Dicha revisión fue analizada y corroborada posteriormente por el Canadian Pharmacists Journal en 2014. Aún así, cabe destacar que la toma de té sí se ha relacionado con un mejor estilo de vida en general, aunque el beber té por sí solo no sería suficiente para ayudar a la mejora de dicho estilo de vida.

Conclusión

La conclusión final que se puede extraer de esta comparativa entre ambas bebidas es que depende. Tanto el café como el té, en su justa medida, han ido demostrado diversos beneficios para la salud en áreas muy diferentes. Es posible que el café haya experimentado una mayor cantidad de investigación en los últimos años, pero es imposible resumir el conocimiento científico de ambas bebidas en tan poco espacio.

Por su parte, cabe destacar que estos trabajos han intentado aislar los beneficios de ambas bebidas, intentando excluir otros factores de confusión. Sin embargo, suele destacar el hecho de que el café se acompañe de leche y/o azúcar, mientras que los bebedores de té no suelen edulcorar el mismo, o al menos no tanto como se suele hacer con el café. Y, si se da el caso, en el caso del té se suelen usar más los edulcorantes no calóricos.

Por tanto, se deben interpretar todas estas conclusiones con cuidado, dado que ninguna bebida ni ningún alimento por sí mismo suelen implicar grandes beneficios para la salud. Se debe pensar en el estilo de vida al completo.


Cómo preparar bien el café con una cafetera de émbolo

Cómo preparar bien el café con una cafetera de émbolo

Es una de las maneras más fáciles, económicas y efectivas de preparar la bebida. Conseguir con ella los mejores resultados requiere, con todo, de una buena técnica. Te explicamos cómo sacarle el mayor rendimiento

En cápsulas, en máquina exprés, en cafetera italiana, en olla, en sifón japonés… Los métodos para preparar el café en todo el mundo son innumerables. Con el tiempo, unos pocos se han ido imponiendo y, entre todo el elenco, la elaboración de la bebida a través de la cafetera de émbolo (también llamada francesa o de pistón) ha conseguido en los últimos años no pocos adeptos.

Se trata de un artilugio que ofrece dos ventajas. Por un lado, lo único que se necesita es agua caliente y grano ya molido. Por la sencillez que conlleva el proceso, en muchas oficinas que no disponen de máquinas de cápsula, es cada vez más corriente encontrar trabajadores que, para la pausa de rigor, se sirven de una de estas cafeteras.

Múltiples elementos permiten que el café se vuelva más o menos amargo cuando se elabora con esta técnica

Por otro, el método de prensa francesa es de los más versátiles ya que permite modificar el sabor del café a través de una serie de variables. ¿Más virtudes a destacar? Las cafeteras de émbolo son muy baratas y el precio de un paquete en comparación con las cápsulas es más que notable. ¿Tener listo un buen café con una inversión tan pequeña? Es posible si sigues los consejos que a continuación te proponemos.

Consideraciones preliminares

La mecánica con la que funciona esta cafetera es particularmente sencilla. De hecho, la máquina está constituida solo por dos piezas: un vaso de cristal y una tapa con un pistón dotado de un filtro que separará durante el proceso los posos del líquido.

Como sucede con cualquier otro procedimiento para hacer café, resulta fundamental disponer de una buena materia prima. Altamente recomendable huir, por consiguiente, de la tan criticada tradición española del torrefacto. En caso de duda, mejor el café natural 100% arábiga y si se opta por las mezclas, una óptima opción es recurrir a la experiencia de los fabricantes italianos.

Uno de elementos con el que podemos experimentar en el caso de la cafetera francesa es la molienda. Resulta, por este motivo, especialmente recomendable comprar el café en grano y emplear un molinillo que permita regular el grosor del triturado. Comenzando con un molido de tipo medio, podemos variar en sucesivas preparaciones en función de si nos gusta el café más amargo e intenso (polvo más fino) o más aguado (polvo más grueso).

Preparación en caliente

La máquina de émbolo permite dos formas de elaborar la infusión. La que vamos a ver ahora es la que más se suele utilizar:

  1. Precalienta el vaso vertiendo solo agua a alta temperatura. Déjala reposar unos pocos minutos.
  2. Tira el agua y añade el café molido. La cantidad es otro factor con el que puedes jugar dependiendo de la intensidad de sabor que desees. Como medida estándar, se aconseja una proporción de una cucharada sopera por cada 100-120 mililitros de agua.
  3. Vierte primero un poco de agua hasta que cubra el café molido. La temperatura ideal del líquido se sitúa entre los 92 y los 96 grados, nunca en ebullición. Remueve con una cucharilla y deja reposar la mezcla entre 30 segundos y un minuto con la tapa puesta.
  4. Añade el resto del agua y remueve de nuevo. Vuelve a colocar la tapa y deja que repose otra vez entre tres minutos y medio o cuatro minutos. Si permanece más tiempo, el sabor se volverá también más fuerte.
  5. Presiona el émbolo. Si en esta operación no ofrece mucha la resistencia, lo más probable es que la molienda que has utilizado era demasiado gruesa. Si la fricción es, sin embargo, excesiva, significa que el polvo de café era demasiado fino.
  6. Nada más acabar, vierte el contenido en la taza, de otro modo el agua seguirá absorbiendo el aroma del grano y el sabor amargo acabará aumentando.

Preparación en frío

Menos conocida es esta otra técnica que da como resultado una bebida más dulce y delicada. Por contra, el proceso es mucho más lento. La ausencia de altas temperaturas en el agua impide que se extraigan ciertas grasas del café que causan en algunos sujetos dolor de estómago. Los pasos son parecidos a los del primer procedimiento:

  1. Se vierte el cafe molido en el vaso de cristal.
  2. Se vierte el agua a temperatura ambiente.
  3. Con una cuchara se agita la mezcla y se cubre con la tapa.
  4. Se deja reposar la cafetera durante al menos 12 horas. Si quieres servir el café frío, puedes dejar la máquina durante todo ese tiempo dentro del frigorífico.
  5. Pasado ese tiempo, basta presionar el émbolo y verter el líquido en una taza.

Si quieres experimentar aún más, con este método puedes obtener un ‘caffelatte’ muy especial sustituyendo el agua de la infusión directamente por leche.


Café con hielo: los trucos para que te quede perfecto

Café con hielo: los trucos para que te quede perfecto

Que el café helado que se sirve en la muchos de bares y cafeterías de España deja bastante que desear no es ningún secreto. Nos creemos un país muy cafetero, pero lo cierto es que ni tomamos tanto café ni, sobre todo, en ocasiones, esta demasiado bien preparado.

En verano el drama se traslada a la versión con hielo, en la que es verdad que el frío ayuda a disimular un poco la chapuza y a hacer más refrescantes esos cafés requemados que tanto abundan.

¿Y si nos preparamos un buen café con hielo en casa? Aunque la base sería algo tan simple como preparar un café en condiciones y añadirle cubos de buen hielo al gusto, hemos querido perfeccionar el sistema y le hemos preguntado a Kim Ossenblok,  los mejores consejos para hacer un buen café con hielo casero.

“Lo más importante es preparar un café algo más concentrado”,

nos explica. Así que si se trata de un café expreso, haríamos uno doble, y si es de cafetera italiana o de filtro añadiremos más carga de café. De esto modo, cuando los hielos se disuelvan, evitaremos que el café quede más aguado y pierda intensidad.

Café directamente sobre hielo

Según sus recomendaciones, un buen sistema es utilizar la cafetera de filtro para preparar este tipo de cafés fríos, utilizando más cantidad de café (100 o 120 gramos por litro en vez de 60) y hacerlo directamente sobre hielo.

De esta manera se mantienen mejor los aromas originales del café que si lo hacemos en caliente y luego añadimos los cubitos. Y lo mismo sirve para quienes utilicen una cafetera expreso casera: en vez de añadir el hielo a posteriori, dejamos que el café caiga directamente sobre un vaso con los hielos.

El truco de los cubitos de café helado

Un truco más conocido entre los amantes del café y algunos bares es sustituir los tradicionales hielos por unos hechos con café. De esta manera se consigue, al menos en teoría,  que al deshacerse con el calor el café no quede aguado.

¿Pero realmente es una buena idea o estamos saltándonos alguna norma cafetera? Ossenblok nos da el visto bueno para este método casero aunque, según explica, sirve sobre todo para aprovechar café que nos sobre o darle visualmente un toque diferente a nuestro café con hielo.


Cafés Climent  coopera con la Fundación Espurna de la Comunidad Valenciana

Cafés Climent coopera con la Fundación Espurna de la Comunidad Valenciana

Cafés Climent siguiendo con su política de implementación y colaboración con el tejido social de la comarca, ha colaborado con la Fundación Espurna de la Comunidad Valenciana en  su      ” 6ª volta a peu Espurna ” por el centro Histórico de Gandía en la que participaron más de 600 personas con discapacidad y sobre 300 acompañantes, además de un centenar de voluntarios y familiares. Un  jornada festiva que estuvo amenizada con música y juegos. Cafés Climent muy satisfecho con el éxito de la jornada seguirá colaborando con este tipo de eventos en el futuro.


Cómo hacer el café helado perfecto en casa

Cómo hacer el café helado perfecto en casa

Para algunas personas el café es casi tan necesario como respirar, y no hay manera de arrancar el día sin una buena dosis de cafeína. Con los calores, lo de tomar el café humeante apetece bastante menos, y seguramente por eso existen tantas versiones de café helado por todos los rincones del mundo.

Aunque aquí toda la vida en verano se ha tomado café con hielo o alguna versión refrescante como el café con gaseosa o tónica (que los modernos se han agenciado como invento hipster), también en otros países encontramos versiones frías como el shakareto italiano o el café frappé griego, que se preparan con café instantáneo y hielo.

El café frappé griego acabó de popularizarse , elaborando muchas versiones con diferentes ingredientes y sabores. Pero si nos animamos a preparalos en casa, la verdad es que es relativamente fácil.

Sólo vamos a necesitar un buen café, hielo, leche, una batidora y nuestros ingredientes extra favoritos. Advertimos de que estas versiones no son la cosa más light del mundo, así que, si lo que queremos es un café frío para desayunar o para después de comer, el café con hielo sigue siendo la opción más ligera.

Café helado

Sólo tenemos que mezclar nuestro café con azúcar al gusto hasta diluirlo y dejarlo templar. Mezclamos 100 mililitros de café con 50 mililitros de leche y dos tazas de hielo (las medidas de café y leche se pueden adaptar al gusto, y el café puede ser descafeinado o instantáneo). Lo trituramos todo en la batidora a máxima potencia, hasta que quede homogéneo y cremoso. Servimos en un vaso grade. Podemos, de manera opcional, añadir una nube de nata montada y espolvorear canela.

Café frappé con vainilla

Mezclamos 100 mililitros de café templado (en este caso no será necesario añadir azúcar, pero va a gustos) con 50 mililitros de leche, dos tazas de hielo y una bola de helado de vainilla. Trituramos todo en la batidora y servimos en un vaso grande con una nube de nata montada. Otra opción es batir sólo el café con la leche y el hielo y añadir la bola de helado de vainilla al servir como hacen en las heladerías.

Café frappé con dulce de leche

Prepararemos 100 mililitros de café templado y los mezclamos con 50 mililitros de leche, dos tazas de hielo y 30 mililitros de dulce de leche. Trituramos en la batidora a máxima potencia y servimos añadiendo una nube de nata montada y un poco de dulce de leche para decorar, que podemos calentar en el microondas para que quede más líquido.

Café frappé mocca

De nuevo hacemos la mezcla básica de 100 mililitros de café templado con azúcar al gusto, 50 mililitros de leche, dos tazas de hielo y 10 gramos de cacao en polvo. Trituramos todo en la batidora a máxima potencia y servimos. Decoramos con una nube de nata montada y espolvoreamos cacao en polvo por encima.

Los café frappé son combinables. Podemos preparar una café frappé con vainilla y dulce de leche o mocca. Lo ideal es ir probando versiones y adaptar las cantidades a nuestro gusto.


Cafés Climent presente en la Expo de productos de la Comunidad Valenciana

Cafés Climent presente en la Expo de productos de la Comunidad Valenciana

Los productos de Cafés Climent están participado estos días en la Expo de productos de la Comunidad Valenciana, a la que ha asistido el conseller de Agricultura, pesca y alimentación.

 

Cafés Climent como es característico en su habitual  linea de promocionar sus productos de calidad, estará presente estos días en la Expo de la Comunidad Valenciana, exponiendo una selección de sus productos de café, poniendo especial énfasis en sus cafés, molidos a diario, tradicionales y sus nuevas cápsulas compatibles, ofreciendo una degustación gratuita de los mismos.

La Expo de productos de La Comunidad Valenciana, está teniendo, como era de prever, un gran éxito de participación y de asistencia. La expo está prevista que siga activa durante los próximos días.