Aumenta la presencia de café en la vida de los españoles

Aumenta la presencia de café en la vida de los españoles

Las 400.000 millones de tazas que se consumen anualmente son una buena muestra de la importancia que tiene el café en los hábitos de consumo de la población. Robeiro Oliveira, Director Ejecutivo de la Organización Internacional del Café (OIC), principal organización del mundo dedicada al café, declaró durante la octava edición de la feria ExpoEspeciales, celebrada este pasado octubre en Colombia: “Nunca se consumió tanto café en el mundo como en los últimos veinte años”. Más noticias en la revista gratuita elEconomista Consumo

Los 150 millones de sacos que se consumen anualmente a nivel mundial lo ratifican y parece que la tendencia continuará al alza: “Se da un crecimiento de un 2,5% de promedio al año”.

El café parece ser el nuevo oro negro, de hecho, según datos de la OIC, es la segunda exportación mundial en volumen de negocio después del petróleo. Además, su cultivo supone el sustento de 100 millones de personas en 80 países, en su mayoría latinos y africanos y, precisamente, gracias a la presencia de las colonias españolas en estas zonas, los granos de café verde llegaron a la península allá por el siglo XVIII para, definitivamente, instalarse como un imprescindible en la vida de muchos españoles.

Infinidad de opciones

En España se toman 14.000 millones de tazas de café al año según la OIC. Por su parte, la Federación Española del Café apunta a que se consumen 170.000 toneladas de café verde al año, lo que equivale a 599 tazas por habitante.

Pero el café verde es sólo el principio; la planta de la que se obtiene se llama Cafeto y posee más de 100 variedades de café, aunque únicamente dos de ellas se utilizan para la comercialización: la Arábiga, que ocupa el 70% de la producción mundial, y la Canéfora Robusta, que se suele emplear para mezclas. Una vez que se recoge el grano se pasa al tueste, una parte imprescindible en el proceso ya que le dará las características de aroma, acidez, sabor…, porque si algo hay en el mundo del café son variedades.

Tipos de café

En primer lugar, tendríamos que hablar de los tipos de café según su proceso de tueste:

– Natural: es el que se tuesta sin aditivos. En España aproximadamente un 70% del vendido es de esta variedad y supone el 32% del consumo doméstico.

– Torrefacto: es natural al que se le añade azúcar. España y Portugal son los países con un consumo casi exclusivo, a pesar de ello, no destaca en ventas.

– Mezcla (natural + torrefacto): para conseguir una buena calidad es necesario encontrar el equilibrio perfecto entre su aroma, cuerpo y sabor. Para ello se combinan cafés de diferentes variedades y orígenes en función del mercado al que vaya destinado. Un 45% del café de uso doméstico es mezcla.

En el mercado también es posible encontrar cafés solubles o instantáneos, que se hacen a partir de café en polvo y agua y variedades descafeinadas, cuya demanda parece aumentar cada día (un 15%).

Además, el café puede presentarse en dos formatos: en grano, utilizado sobre todo en el sector hostelero, ya que se dispone de aparatos adecuados para molerlo; y el ya molido, que se presenta envasado al vacío con cierre hermético para que no pierda propiedades. Y hablando de aparatos para hacerlo, aquí también existen múltiples opciones, desde las más tradicionales, como el puchero o las cafeteras de filtro o de rosca, hasta las cápsulas de café, que aparecieron a mediados de los 2000 y que supusieron toda una revolución para el sector cafetero además de ser uno de los factores que hicieron posible la concepción gourmet actual de esta bebida.

El café como estilo de vida

Con el paso del tiempo, el café ha dejado de ser algo mecánico y funcional para convertirse en todo un producto gourmet. Ya no se trata de un simple brebaje para mantenerse despierto, ahora el consumidor se preocupa más por la buena calidad, el sabor y la forma de servirlo.

Muchos hosteleros deciden innovan y adaptarse a las nuevas tendencias del mercado, y ofrecen cafés atractivos a los consumidores, cada vez más exigentes y más jóvenes, ya que el grupo que más crece en el consumo de café es el que va desde los 18 a los 27 años. Esta generación es la que más apuesta por la fórmula take away, es decir, llevar el café en un vaso de cartón con la marca de la cafetería estampada mientras se camina.

Según un estudio de otras de las Coffee Shops más importantes,  dos de cada diez tazas de café que se consumen en España fuera de casa se hace en una cafetería epecializada, el resto lo hace en bares tradicionales.  “Hay una revolución que nace en el mundo anglosajón (Australia , Reino Unido y Estados Unidos) y que gira entorno a la calidad y por lo tanto, a la cultura cafetera. Nacen así las cafeterías de segunda , y apenas hace 5 años los cafés independientes de tercera generación y con ellos, los baristas”, declaran  y añaden: “El detalle es crítico; si no se cuida al máximo, el resultado no será bueno”.

Los catalanes, los más cafeteros

Según el informes, más de 22 millones de personas en España de más de 15 años, toman al menos un café diario, siendo 3,6 cafés diarios el promedio de los que se toman entre semana, cifra que baja a las 2,7 tazas los fines de semana.

Si se atiende al consumo por Comunidades Autónomas, los catalanes son los mayores aficionados a esta bebida, con un 76%, seguidos por los madrileños, con un porcentaje del 61%. Los residentes en la zona de Levante y en el norte son los menos cafeteros.

Las oficinas son otro de los lugares en los que el café es imprencindible. Cabe destacar las máquinas vending. Según datos de la Federación Española del Café existen 80.000 máquinas operativas y suponen un 12% de la hostelería.

Parece que el café ya forma parte del “club gourmet”, categoría en la que ya se encuadraron otros productos cotidianos como el pan o el vino.